InicioMercadoLos inversore...

Los inversores disparan su interés por la vivienda ante posibles subidas de impuestos

Una próxima subida de impuestos, unido a la nueva política comercial de la banca en materia hipotecaria, llevaría a los inversores a la compra de vivienda como valor refugio.

No todo son malas noticias para el negocio inmobiliario tras la pandemia. A fenómenos como el boom de las superficies logísticas por el ecommerce, se puede sumar una nueva derivada: el aumento de los inmuebles como inversión refugio.

“El interés inversor podría aumentar para evitar posibles subidas de impuestos y beneficiarse de la mejora en las condiciones de financiación“, señalan desde el Instituto de Valoraciones como uno de los factores que podrían impactar en la actividad del sector en los próximos meses, así como en el comportamiento de la demanda de vivienda tras el verano.

El presidente del Gobierno anunció en julio una inevitable subida de impuestos, ya que nuestro país está siete puntos por debajo de la media europea y aunque el Banco de España ha aconsejado un alza del IVA, las medidas del Ejecutivo podrían encaminarse más hacia las rentas más altas, con una posible reforma del impuesto de patrimonio o un aumento del impuesto de sociedades para las grandes empresas. “Ante una posible futura subida de impuestos que pueda perjudicar la rentabilidad de las inversiones, se podría pensar que aquellos que tengan la capacidad económica para invertir ahora, lo harán de cara a evitar pagar más impuestos en el futuro”, subrayan desde IV.

“Otro motivo sería el de beneficiarse de unas condiciones de financiación más atractivas marcadas por la tendencia negativa del Euribor y el interés del sector financiero por aumentar el número de operaciones y la mejora de sus márgenes“, agregan.

El principal indicador de las hipotecas ha caído en agosto hasta el -0,352%. Tras un primer semestre en el que cotizó siempre por debajo del -0,250%, el euríbor sufrió una subida importante con la llegada de la pandemia, aumentando su cotización desde el -0,266% de marzo hasta el -0,108% de abril y el -0,081% de mayo. Sin embargo, esta coyuntura sufrió un vuelco en junio (-0,147%), con un descenso de -0,279% en julio y, a la espera de que cierre agosto, los expertos reducen las posibilidades de que se produzca otro repunte abrupto en lo que queda de año.

Por su parte, el Banco Central Europeo no ha dudado desde el inicio de los primeros brotes de la pandemia en el Viejo Continente de regar con liquidez a las entidades financieras lo que les permita mantener la actividad prestataria en uno momento de dificultad económica. Así, a comienzos de junio, ampliaba en 600.000 millones de euros la dotación para el Programa de Compras de Emergencia para Pandemias (PEPP).

Esta interés inversor frenaría los malos resultados que encadena el mercado de compraventa de vivienda en los últimos meses marcados por el Covid-19. Así,  las transacciones de viviendas encadenan cuatro meses consecutivos de tasas negativas, tras desplomarse en marzo un 18,6%, en abril un 39,2% y en mayo un 53,7%, según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE). En junio, fue del 34,3%.

B-Exclusives

Latest news