InicioCompañíasMetrovacesa c...

Metrovacesa consigue luz verde del Ayuntamiento de Madrid para su proyecto en la fábrica de Clesa

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado la modificación del Plan General para el ámbito de Ciudad Clesa, ubicado frente al hospital Ramón y Cajal, que ha sufrido un retraso de dos meses por la pandemia.

Clesa Metrovacesa

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este miércoles, por unanimidad, la modificación del Plan General para el ámbito de Clesa, que dará una nueva vida al edificio de la antigua fábrica lechera, situada en el distrito madrileño de Fuencarral-El Pardo frente al hospital Ramón y Cajal.

El Área de Desarrollo Urbano, dirigida Mariano Fuentes, ha cambiado el proyecto presentado por el dueño actual de dichos terrenos, la promotora Metrovacesa y aprobado inicialmente en 2018 –tras tres años paralizado-, y presenta “una nueva propuesta que reduce el impacto negativo que la anterior tenía sobre el paisaje, reduce el volumen, y define mejor toda la zona”, explican desde el Ayuntamiento de Madrid.

La actuación comprende una superficie de 37.926 metros cuadrados y que dará paso un desarrollo mixto con oficinas, plazas hoteleras, residencia de estudiantes y zona comercial, en el que Metrovacesa invertirá unos 260 millones de euros.

El Ayuntamiento obtiene mediante cesión el edificio de la fábrica para equipamiento dotacional y con el nuevo proyecto “se ganan 10.379 metros cuadrados de zonas verdes, más espacios públicos, se mejora la accesibilidad de la estación de Cercanías y se crea una pasarela peatonal que une con el Hospital Ramón y Cajal”, apuntan desde el Consistorio.

Retrasado por el Covid-19

El proyecto Ciudad Clesa, promovido por Metrovacesa, esperaba recibir en mayo la aprobación provisional para comenzar las obras en la antigua factoría. Sin embargo, tal y como avanzó Brainsre.news el coronavirus retrasó los planes de la firma controlada por Banco Santander y BBVA. El Ayuntamiento ya avanzó a la promotora que “hasta junio al menos no sería posible» avanzar.

exterior fabrica Clesa
Antigua fábrica de Clesa.

Finalmente, la modificación del Plan General para el ámbito de Clesa ha llegado en julio. Ahora la compañía tiene que esperar a la aprobación definitiva que corresponde a la Comunidad de Madrid.

«Estimamos que la aprobación definitiva pueda producirse unos 3 meses después de la aprobación provisional”, señalan desde la firma que argumenta que “los plazos se han retrasado algo debido al proceso de adaptación al teletrabajo por parte de todos los intervinientes».

Proyecto de 90.000 metros cuadrados

La fábrica de Clesa, situada en la avenida del Cardenal Herrera Oria, 67, fue diseñada por el arquitecto Alejandro de la Sota y se construyó entre 1958 y 1961. Estuvo en actividad hasta finales de mayo de 2011 pero, desde entonces, la instalación se mantiene cerrada y sin uso, con un deterioro importante.

La inmobiliaria es propietaria de los terrenos donde hasta 2011 se ubicaba la sede y fábrica lechera de Clesa, ubicada en el distrito Fuencarral-El Pardo, cerca del hospital Ramón y Cajal. En 2012, Metrovacesa se hizo con el complejo industrial, que incluía el edificio principal diseñado por el arquitecto Alejandro de la Sota.

El suelo donde la promotora va a desarrollar el proyecto Ciudad Clesa cuenta con 38.000 metros cuadrados de espacio industrial, un uso que no tenían sentido en la nueva configuración de la zona, señalan desde la promotora. Por ello, la firma se planteó un cambio de su plan de ordenación para convertirlo en vivienda. En 2014, iniciaron conversaciones con los responsables en el Ayuntamiento de Madrid, a quienes plantearon la idea de mantener la fábrica diseñada De la Sota; pero entonces de los 90.000 metros cuadrados de techo que permitía la parcela, perdían edificabilidad.

No obstante, el cambio de gobierno en la alcaldía de Madrid en 2015 trastocó sus planes, dado que la nueva Corporación no veía el uso residencial en la parcela y se decantaban por un enfoque para propiciar la actividad económica.

Desarrollo mixto

Proyecto antigua fábrica Clesa metrovacesa
Imagen facilitada por el Ayuntamiento de Madrid.

Por ese motivo, la promotora descartó la opción de construir viviendas y se decantó por un desarrollo mixto que se dividirá en cuatro zonas: oficinas, zona hotelera, residencia de estudiantes y el espacio comercial.

La zona de oficinas será la predominante, que contará con unos 44.000 metros cuadrados, se situará lo más próxima al hospital y a las líneas ferroviarias, y tendrá con una altura máxima de 33 metros.

Junto a las oficinas, se creará un inmueble de uso hotelero y otro destinado a residencias de estudiantes. Por último, Metrovacesa promoverá una zona comercial de unos 2.500 metros cuadrados y cederá a Renfe parte del terreno (unos 600 metros cuadrados), ubicado junto a la estación de cercanías de Ramón y Cajal, para mejorar la accesibilidad de la estación.

Las previsiones de la promotora eran arrancar las obras en 2020 y que algunos edificios estuvieran terminados entre 2022 y 2023. Ahora, su intención es empezar a la mayor brevedad en cuanto se completen los trámites administrativos pendientes. «Hemos anticipado gran parte de los trabajos previos necesarios, para poder iniciar la solicitud de licencias de edificación en cuanto la Modificación del Plan General esté aprobada definitivamente». El proyecto, junto con la actuación que se desarrollará en la fábrica en el marco de la iniciativa Reinventig Cities, «tendrán sin duda un impacto positivo muy significativo en el entorno», señalan desde la firma.

B-Exclusives

Latest news