InicioCompañíasSareb renunci...

Sareb renunciará a cumplir su plan de 2020 en favor de la rentabilidad

Javier García del Río, director general de Sareb, ha asegurado que la firma prefiere esperar y dejar ventas para 2021 antes que liquidar a cualquier precio y deteriorar el valor de los activos.

Sareb

Javier García del Río asumió en febrero la dirección de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) para liderar un plan de negocio que gira el enfoque de la sociedad hacia una mayor actividad como inmobiliaria.

García del Río ha explicado en una entrevista que en Sareb no ha hecho ninguna revisión de los planes. Asimismo, asegura que hay unanimidad en que el mercado en 2020 va a ser duro y que en 2021 el inmobiliario se recuperará, pero no a los niveles previos.

Según el director general del ‘banco malo’ ahora están enfocados a la optimización del portfolio, y eso implica que renunciarán a los objetivos marcados para 2020 si eso implica aplicar fuertes descuentos.

Desde Sareb, prefieren esperar y dejar ventas para 2021 antes que liquidar a cualquier precio y deteriorar el valor. “Eso no quiere decir que estemos parados, hemos trasladado a los comerciales que tenemos preferencia por la venta residencial minorista, que pese a todo sufre menos que el suelo o la venta de crédito”. Lo que no quieren hacer es deteriorar el valor de la cartera. Lo mismo en la obra nueva. No vamos a hacer descuento. Haremos un poco menos de venta pero estamos cómodos.

De hecho, la compañía ha actualizado el precio de la tercera parte de su cartera de inmuebles listos para la venta, valorada en unos 700 millones de euros, para poner en marcha una nueva campaña con descuentos que rondan de media el 15%. La mayoría de activos incluidos en la campaña son viviendas, cerca de un 30% son trasteros, garajes y anejos, y el resto locales comerciales y otros activos no residenciales.

García del Río, que procede de Solvia, asegura que esperan una significativa reducción de nuestros costes financieros y de los gastos de gestión, y que confían en que la recuperación del mercado acompañe su actividad, para después anticipar que estas vías reducirán “significativamente” las pérdidas de la sociedad.

Sareb cerró el pasado ejercicio con pérdidas de 947 millones de euros, incluso por encima de las estimaciones iniciales de 900 millones. El motivo de este aumento de los números rojos tiene su origen en una partida de gastos por valor de 83 millones que Sareb se ha anotado «correspondientes a activos fiscales diferidos que no se materializarán en el futuro», según ha señalado la entidad.

B-Exclusives

Latest news