InicioNPL & REOMoody's alert...

Moody’s alerta del impacto del coronavirus en el cobro de créditos morosos

Moody's advierte que el coronavirus está afectando 'directa y severamente' a la operatividad de los sistemas judiciales, lo que retrasará las recuperaciones de las titulizaciones de préstamos morosos, los llamados NPL.

Moodys 1

Moody’s ha alertado que las medidas impuestas para contener la propagación del coronavirus están afectando ‘directa y severamente’ a la operatividad de los sistemas judiciales, lo que retrasará las recuperaciones de las titulizaciones de préstamos morosos, los llamados NPL.

La agencia de calificación crediticia explica que el cierre de los tribunales afecta directamente a los dictámenes, agravado por la inoperatividad de las inspecciones de propiedades y la congelación de subastas.

“Hasta que los tribunales vuelvan a la actividad normal, las recuperaciones de las transacciones se retrasarán”, argumenta Moody´s, que recuerda que aún se están tramitando pagos de propiedades vendidas anteriormente. En línea con el resto del comportamiento de los activos ante la incertidumbre, las transacciones de NPL (non performing loans) también están expuestas al sentimiento de inversión y al funcionamiento de los mercados inmobiliarios. “El coronavirus está afectando negativamente el sentimiento de los inversores en medio de las moratorias de pago y otras medidas para apoyar a los prestatarios, así como a los mercados inmobiliarios menos líquidos”, precisa la agencia.

Moody’s habla directamente de un “shock sin precedentes” en las economías del G-20 en el primer semestre de este año, que se contraerán en 2020 en su conjunto, antes de recuperarse en 2021. “Hemos revisado nuestras previsiones de crecimiento a la baja para 2020 a medida que aumentan los costes económicos del shock por coronavirus y las respuestas políticas para combatir la recesión se están volviendo más claras”, advierten.

Precios a la baja

En este sentido, avanza que los precios inmobiliarios podrían deteriorarse en mayor o menor medida dependiendo de la magnitud de la desaceleración económica y las circunstancias de los diferentes nichos de negocio. Para el mercado de vivienda, señala que el impacto será menor en Italia, puesto que las transacciones comienzan desde una posición más débil al no registrar subidas del precio de la vivienda en 2019.

Por contra, las transacciones en Irlanda, Portugal y España, donde la inflación del precio de la vivienda estuvo en el rango de 2,5%-5% en 2019, se verán más afectadas.

Para los inmuebles terciarios, prevé que se verán afectados negativamente, así como la demanda de propiedades turísticas, que califica de ‘muy incierta’. “El virus también afectará la capacidad de los agentes para realizar ventas de préstamos a otras entidades o para llegar a acuerdos extrajudiciales con prestatarios con este clima incierto”, afirman.

“En los próximos meses, la liquidez disponible en las transacciones puede ser necesaria para garantizar el pago de los costes senior y los intereses de los pagarés, dado el flujo de caja nulo o reducido. Actualmente, las reservas están en el objetivo. Esperamos que la liquidez disponible en las transacciones sea suficiente para cubrir más de 12 meses de dichos pagos”, cuantifican desde Moody’s.

Para España, la agencia mantiene la calificación Baa1 estable, y lo fundamenta en que “la perspectiva soberana es estable. La perspectiva del sistema bancario cambió a negativa de estable el 26 de marzo de 2020 a medida que el coronavirus erosiona la calidad y rentabilidad de los activos del sector”, precisa.

En el caso de Italia, se mantiene la calificación Baa3 estable. “La perspectiva soberana se mantiene estable, mientras que las perspectivas de las calificaciones de depósitos a largo plazo en algunos bancos cambiaron de negativas a estables y algunas calificaciones se colocaron en revisión a la baja el 26 de marzo de 2020, impulsadas por un deterioro en las perspectivas económicas del país como resultado de la pandemia de coronavirus”.

Por último, de Portugal, con Baa3 positivo, destaca que la perspectiva bancaria cambió de estable a positiva a partir del 11 de noviembre de 2019 en medio de un crecimiento económico más lento.

B-Exclusives

Latest news