InicioNacionalEl alquiler d...

El alquiler de viviendas turísticas cae este verano más de un 47%

Las viviendas de uso turístico ubicadas en la costa catalana atraviesan una temporada muy complicada, pues la ocupación en julio ha alcanzado el 22% y se prevé que en agosto sea del 27%.

shutterstock 155139158

La ocupación media de las viviendas turísticas de los principales destinos caerá un 47,5% en julio y agosto, pasando del 84,2% registrado en 2019 a un 36,7% esta temporada, según las previsiones de la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur).

El sector de las viviendas de uso turístico (VUTs) prevé pérdidas de 3.000 millones de euros cuando finalice el ejercicio actual, tal y como avanzó Tolo Gomila, presidente de la asociación a Brainsre.news.

La pandemia del coronavirus está afectando la industria turística «de una forma atroz», ha señalado Gomila, quien ha asegurado que “la temporada está perdida”. El cierre total del sector durante las primeras semanas, la desconfianza por la situación sanitaria, la pérdida de capacidad económica de los ciudadanos y los nuevos rebrotes han provocado una temporada turística sin precedente.

En la costa catalana, la ocupación en julio ha alcanzado el 22% y se prevé que en agosto sea del 27%. Las cifras están muy lejos de la ocupación del verano pasado, cuando se superó el 80% en julio y el 85% en agosto. La falta de turistas ha provocado una caída generalizada de los precios del 31%.

Por su parte, en la Costa Blanca valenciana las cifras quedan «lejos de los llenos de años anteriores» y las reservas para este verano en destinos como Benidorm se estancan en el 34%, según la patronal.

En Baleares se prevé mejor ocupación

En Andalucía, la ocupación en julio ha sido del 36% y la previsión para agosto es llegar a cerca del 45%, unas cifras que distan mucho del 78,6% de ocupación que se registró en verano de 2019. La pandemia ha dejado la costa andaluza prácticamente sin turismo internacional y una caída media del precio de un 13%.

El País Vasco atraviesa un situación muy parecida, pues la ocupación de julio es del 45% y la previsión para agosto llega al 60%. La procedencia de los visitantes es principalmente de España y Francia y se ha perdido casi por completo el turismo internacional. El precio medio ha caído un 24% y se han visto obligados a cerrar un 11% de las viviendas de uso turístico.

En Baleares, la previsión para agosto es del 70% de ocupación, después de un julio en el que apenas se ha llegado al 65%. Pese a que son cifras más optimistas que en la península, los datos registrados en el archipiélago distan del 95% de ocupación en la temporada anterior por la poca incidencia del turismo internacional, como el norteamericano o el ruso. Además, el precio medio por noche ha caído un 33%.

B-Exclusives

Latest news