InicioCompañíasEmiliano Berm...

Emiliano Bermúdez (donpiso): “Si no hay fondos para el sector inmobiliario, entrará en crisis”

El subdirector general de la inmobiliaria explica que la gestión de la pandemia será clave para el sector inmobiliario y que si se crea desconfianza y no se destinan bien los fondos europeos "entrará en crisis".

Emiliano Bermudez

La crisis del coronavirus ha supuesto un reto para las empresas del sector inmobiliario, ha cambiado ciertas tendencias y han surgido otras nuevas. Asimismo, en los primeros meses de la pandemia, el mercado de compraventa de viviendas se paralizó casi por completo, pero ya en 2021 el negocio ha comenzado a reactivarse.

Al inicio de la crisis del Covid-19 “el sector inmobiliario se hundió totalmente. Durante los meses de confinamiento la actividad estaba a cero”, explica Emiliano Bermúdez, subdirector general de donpiso, a Brainsre.news.

Ejercicio con cierres y aperturas

La empresa inmobiliaria donpiso nació en 1984 y pese a que en sus casi 40 años de historia ha pasado por varias crisis, este ejercicio tampoco ha sido fácil. En 2020, una parte de la plantilla estuvo en ERTE y poco a poco se van reincorporando más trabajadores a la actividad, aunque aún no están al 100%.

El año pasado la compañía cerró cinco oficinas, todas ellas franquicia. En concreto, echó el cierre una oficina en Barberá del Vallés (Barcelona), otra en Palma de Mallorca, otra en Valencia y dos en Madrid capital: una en la zona de Herrera Oria y otra en la calle Almagro. No obstante, también se han llevado a cabo nuevas aperturas: cuatro, en total. Una en Sevilla, otra en Madrid, una en Boadilla del Monte y otra en Moncada (Valencia). Actualmente, donpiso cuenta con 80 oficinas repartidas por todo el territorio nacional.

Según los datos de la plataforma de big data inmobiliario de Brainsre, la firma donpiso se encuentra en el ‘top 10’ de agentes de la propiedad inmobiliaria (APIs) que lideran la venta de vivienda en Barcelona, con 567 unidades.

En cuanto al negocio durante el ejercicio, Bermúez señala que “el volumen de operaciones ha caído por encima del 25% en 2020, pero hemos superado la situación con nota”.

Mercado

Además, el directivo afirma que se ha producido “destrucción directa de demanda”. Aquí se dan dos situaciones diferentes: hay personas que han salido del mercado porque a raíz de la pandemia no pueden comprar –por pérdida de trabajo, ERTE, etc- y también por hibernación, gente que pudiendo comprar decide espera para ver si los precios bajan. “Esto es una realidad que ha pasado y sigue pasando”, comenta.

No obstante, Bermúdez puntualiza que a medida que se han ido relajando las restricciones, el sector inmobiliario ha ido retomando la actividad. “Ahora estamos inmersos en una dinámica de crecimiento y estamos satisfechos de cómo va evolucionando la situación y el número de operaciones”, asegura.

La vivienda nueva resiste mejor

Respecto al impacto de la pandemia en el mercado residencial, el subdirector general de donpiso explica que la obra nueva apenas ha sufrido, mientras que la segunda mano se ha llevado la peor parte.

¿Cuál ha sido el impacto en los precios? “Los de obra nueva prácticamente no han bajado y los de segunda mano han descendido de una forma moderada, entre el 5 y el 8%, dependiendo de las zonas”, apunta. En este sentido, concreta que en 2021 también se pueden dar bajadas de precios si la situación no acaba de recuperarse en su totalidad.

En su opinión, la obra nueva no ha tenido una incidencia negativa, salvo en algunos subsectores muy concretos, porque España tiene una carencia muy importante de producto nuevo. “La obra nueva no ha acabado de recuperar su nivel de actividad necesario desde la última gran crisis”, asegura.

Sin embargo, según Bermúdez, donde se ha visto más afectada la obra nueva ha sido en las viviendas que están destinadas a alquiler o inversión y sobre todo las que están en zona de costa, que están orientadas a segundas residencias.

¿A qué se debe la falta de obra nueva?

“Yo creo que hay un problema que tiene que ver con la generación de suelo y otro que tiene que ver con la financiación”, explica el directivo.

Bajo su punto de vista, actualmente los criterios de financiación de la banca son “mucho más restrictivos” que antes. Ahora se pide mayor nivel de ventas sobre plano que antes y los criterios de análisis de riesgo también son “mucho más estrictos” que hace unos años, lo que ha provocado que no salgan adelante muchos proyectos. Así, Bermúdez afirma: “Esto sumado a la carencia de suelo que existe principalmente en las grandes ciudades, ha hecho que el sector no haya despegado”.

El negocio residencial en 2021

Sin lugar a dudas, asegura que en el futuro va a influir la forma en que se resuelva el asunto de los ERTES, las empresas que cierren, la cantidad de empleo que se destruya y la evolución del PIB. “Si al final la situación económica se reconduce, entiendo que la incidencia en el sector no va a ser negativa y vamos continuar con esa senda de recuperación hasta llegar a niveles previos a la pandemia”.

Pero si por el contrario, se crea desconfianza e incertidumbre y no se destinan correctamente los fondos europeos, “veremos que el sector inmobiliario entrará en crisis“.

Por otro lado, el directivo cree que, en el caso de los precios, de aquí a final de año se seguirán ajustando de manera moderada; pero puede que a cierre del ejercicio se produzca un cambio de tendencia y llegue el inicio de la recuperación.

Desplazamiento de la demanda

Para concluir, Bermúdez cree el cambio de demanda que se ha producido hacia las afueras de las grandes ciudades y a viviendas con más espacios exteriores no se va a mantener. “Creo que es coyuntural”, apunta y añade: “no creo que los consumidores inmobiliarios dejen de valorar el factor localización”.

En este sentido, explica que “no sería bueno que la demanda del centro de las grandes ciudades se traslade a las primeras y segundas coronas porque se trasladaría el modelo inflacionista de las grandes ciudades a estas zonas, como ya ha pasado con el alquiler”.

 

B-Exclusives

Latest news