InicioMercadoEl Ayuntamien...

El Ayuntamiento de Madrid cree que las obras de Madrid Nuevo Norte comenzarán en 2023 y no 2021

El delegado de Desarrollo Urbano del Consistorio ha señalado que el actual objetivo es que "en 2023 haya grúas" en la conocida como 'Operación Chamartín'.

sur estación
Recreación de Madrid Nuevo Norte.

El Ayuntamiento de Madrid va a crear una oficina solo para atender los trabajos del proyecto Madrid Nuevo Norte y «el objetivo es que en 2023 haya grúas allí«, según ha explicado este martes Mariano Fuentes, delegado de Desarrollo Urbano del Consistorio en la presentación del plan de choque para agilizar las licencias de obras.

De esta forma, el responsable de Urbanismo de Madrid rebaja las últimas previsiones de sus promotores, que esperaban que las obras del proyecto comenzasen a finales de 2021 y que los primeros residentes, ubicados en la zona de Las Tablas, llegasen en 2023.

Este proyecto, denominado inicialmente Operación Chamartín y después Distrito Castellana Norte, es actualmente el mayor desarrollo urbanístico de toda Europa. A finales de marzo y 26 años después de su concepción, Madrid Nuevo Norte logró luz verde, en un pleno del Gobierno de la Comunidad celebrado telemáticamente por el estado de alarma. Aunque sus promotores

Madrid Nuevo Norte tiene su origen en 1994, cuando Renfe adjudicó a través de concurso público los derechos sobre los suelos que la operadora ferroviaria poseía junto a la estación de Chamartín a la sociedad Desarrollo Urbanístico de Chamartín (Duch), una sociedad participada por Banco Argentaria -hoy integrado en BBVA- y la constructora San José.

En la actualidad, los promotores de Duch (ahora Distrito Castellana Norte) son BBVA, que ostenta la titularidad del 76% de la sociedad y Merlin Properties que el año pasado adquirió el 14,46% de DCN a la constructora San José. Anteriormente, la Socimi había iniciado contactos con el banco para hacerse con la participación mayoritaria del proyecto, negociaciones que finalmente no llegaron a buen puerto. No obstante, en el sector, se sigue dando por seguro que BBVA terminará desprendiéndose de su participación en el macro proyecto inmobiliario, reduciendo su exposición a este sector y centrándose en su negocio financiero.

Madrid Nuevo Norte pretende transformar un área de 2,68 millones de metros cuadrados ubicados en las inmediaciones de la estación de Chamartín, en una nueva zona con más de 10.000 viviendas, edificios de oficinas (incluyendo rascacielos), equipamientos públicos y un gran parque central. Para llevarlo a cabo, en un plazo que prevé que se alargue durante varios años, el proyecto se ha dividido en cuatro áreas, que incluyen todo tipo de usos urbanos y evitan el modelo ‘ciudad dormitorio’.

El primer área en desarrollarse será Las Tablas Norte, que cuenta ya con los permisos de edificación al estar ubicado junto al PAU de mismo nombre. Con una edificabilidad de unos 300.000 metros cuadrados, en esa zona se levantarán 757 viviendas de un total de 10.500 previstas en todo el proyecto. La mayoría de ellas estarán ubicadas en el área de Malmea-San Roque-Tres Olivos, el área más grande, con 1,03 millones de metros cuarados, y el 20% serán de protección pública básica o limitada.

Junto a la zona de las Torres de la Castellana, se creará un nuevo distrito financiero, donde se prevé que trabajen más de 125.000 empleados, del total de 130.598 que se estiman que trabajarán en la zona una vez que Madrid Nuevo Norte esté construido. En este área financiera se levantarán 348 edificios de oficinas, incluyendo tres rascacielos de 190, 230 y más 250 metros de altura, convirtiéndose en el edificio más alto de la ciudad al superar a Torre Foster, que tiene 250 metros.

Junto al centro de negocios, se creará un parque de 13 hectáreas desde donde saldrá un eje verde que conectará la Castellana con el monte del Pardo. Como dotaciones, contará con tres estaciones de metro, nuevos centros de salud y colegios, según confirmó la Comunidad de Madrid.

B-Exclusives

Latest news