test
InicioHotelesBaleares apru...

Baleares aprueba la congelación de plazas turísticas los próximos cuatro años

Esta moratoria afecta a las plazas hoteleras y a las de alquiler turístico, que en Mallorca, Ibiza y Formentera suman un total de 18.718 plazas.

gob baleares

El Consejo de Gobierno de Baleares ha aprobado un decreto ley que incluye la congelación de nuevas plazas turísticas para los próximos cuatro años. El Gobierno presidido por Francina Armengol aseguro que la medida se toma para mejorar la calidad de vida de los residentes y la experiencia turística de los visitantes.

Así, durante este tiempo no podrán comprarse nuevas plazas de las bolsas de Mallorca, Ibiza y Formentera. En el caso de Menorca, que no tiene bolsa de plazas, se aplica la congelación para nueva oferta. Durante estos cuatro años, los Consejeros insulares podrán determinar, a través de sus planes territoriales insulares, si se recuperan esas plazas o se dejan extinguir.

Esta moratoria afecta a las plazas hoteleras y a las de alquiler turístico, que en el caso de las bolsas de Mallorca, Ibiza y Formentera ahora mismo suman un total de 18.718, de las cuales 8.486 corresponden a Mallorca, 7.000 a Ibiza y 3.232 a Formentera.

60 millones de euros de inversión

La nueva normativa autonómica de turismo conllevará una inversión pública de 60 millones de euros en ayudas al sector y supondrá un claro avance hacia la circularidad, con el objetivo de convertir al turismo en un motor de impactos positivos en toda la sociedad y en el medio ambiente, en torno a una sostenibilidad entendida en una triple vertiente: social, económica y medioambiental.

Al mismo tiempo, el decreto ley apuesta por una economía circular en el sector, por lo que se exigirá a todas las empresas contar con un plan de circularidad, lo que convertirá a las Islas Baleares en un destino pionero a la hora de normativizar esta cuestión.

Las empresas deberán realizar cada año una evaluación de la gestión de los recursos y residuos generados y, a partir de esta evaluación, elaborarán una planificación cada 5 años donde estipularán los objetivos de reducción y las inversiones, prácticas y protocolos necesarios para cumplirlos.

En el ámbito de la sostenibilidad territorial, el tercer eje de la normativa mantendrá la apuesta por el medio ambiente y la protección del territorio seguirá siendo firme. Además de bloquear el crecimiento turístico mediante la congelación de plazas, el texto legal liga la realización de reformas en los establecimientos turísticos a nuevas limitaciones y exige como condición previa una reducción de plazas turísticas del 5 % por parte del establecimiento.

Además, se establecen nuevos requisitos para las viviendas turísticas, ya que a partir de mayo de 2023 deberán disponer de un libro de registro que hará constar la fecha y la identificación de la persona responsable de garantizar los servicios obligatorios que marca le ley para este tipo de establecimientos, como la limpieza periódica o el mantenimiento de las instalaciones.

La norma recoge también que todos los hostales, pensiones, cámpings y viviendas turísticas deben mantener unas óptimas condiciones de higiene y limpieza así como mantener en perfecto funcionamiento y actualizados los mecanismos e instalaciones que posean. Como contrapartida, dejarán de estar sujetos a la obligación de superar los planes de modernización.

B-Exclusivas

Últimas Noticias

300x600 1 1