InicioProtagonistasReal Estate: ...

Real Estate: principales desafíos y habilidades más demandadas en sus directivos

shutterstock 99429260

El sector inmobiliario es especialmente sensible a la coyuntura socioeconómica y, por ello, sus directivos deben estar preparados para adaptarse, identificando las oportunidades y superando con éxito las dificultades. Tras dejar atrás los momentos más duros de la pandemia gracias al avance de la vacunación, resulta importante analizar con perspectiva los principales retos vividos y los desafíos a los que se enfrentarán los directivos en el sector inmobiliario.

Es innegable que el sector terciario atraviesa un momento delicado y que ha sufrido un mayor impacto, debido inicialmente al confinamiento y a las limitaciones de movilidad y acrecentado también por los cambios de hábitos consecuencia de la situación epidemiológica. Es el caso del retail, donde los cambios en la forma de consumir venían gestándose en los últimos años y se han visto acelerados. El incremento de las compras online y la vinculación del formato físico a la búsqueda de experiencias traen consigo la necesidad de revisar los activos para adaptarlos a la demanda actual y futura.

El hotelero ha sido otro de los sectores directamente afectados por la situación derivada del COVID-19 y las limitaciones a la hora de viajar, pero también ha supuesto una oportunidad para las compañías orientadas al mantenimiento y reforma de estos activos. Muchos propietarios y operadores han aprovechado la baja ocupación para acometer proyectos pendientes y en los próximos meses se esperan múltiples operaciones de compraventa, así como fusiones y adquisiciones de compañías del sector.

Por otro lado, en lo relativo al mercado de oficinas, la vuelta segura a los espacios de trabajo supone el principal reto del sector en la actualidad. Tras largos meses de trabajo en remoto, o con una mínima presencia física en oficina, las empresas buscan ofrecer flexibilidad, ya sea promoviendo el hot desking, vía digitalización de espacios (phone booths, más salas habilitadas para videoconferencias) o incluso soluciones multisite para acercar los espacios de trabajo a los domicilios de los empleados, reduciendo los desplazamientos y aumentando el vínculo con la compañía.  

En cuanto a logística, el sector no ha dejado de crecer dada la rápida adaptación al e-Commerce que muchas compañías han tenido que llevar a cabo. Es importante destacar también los cambios que la crisis está trayendo consigo en los modelos de aprovisionamiento en el transporte internacional: la excesiva dependencia de Asia, la escasez de contenedores, los precios de las materias primas, la dificultad para encontrar navieras, etc. suponen en muchos casos una oportunidad para aquellos promotores que sepan adaptar su producto a las necesidades actuales del sector.  

El mercado residencial también se resintió tras el parón durante los meses de confinamiento, pero en la actualidad los niveles se recuperan y apuntan a que la demanda se mantiene. Eso sí, el tipo de producto ha evolucionado y cada vez hay mayor interés por la eficiencia energética, el confort, las zonas comunes/amenities, etc.

Por último, los mercados alternativos como residencias de estudiantes siguen evolucionando, buscando desarrollar nuevos conceptos, creando una experiencia de usuario real y diferenciada y ofreciendo un producto de calidad unido al confort y la salud del usuario. En cuanto a residencias geriátricas, la demanda va enfocada a la profesionalización y al producto de calidad, que aporte tanto satisfacción por el espacio físico como tranquilidad por el servicio que el operador ofrece.

Como conclusión, los directivos en el sector inmobiliario deben estar preparados para liderar sus organizaciones en un entorno cambiante y altamente incierto. En ese sentido, Badenoch + Clark presentó recientemente el Diccionario de competencias para directivos, que trata de 14 competencias transversales necesarias para liderar o ser parte de un equipo de alto rendimiento. La planificación estratégica, la gestión del cambio, la resolución de problemas, o la agilidad en el aprendizaje son algunas de las competencias que se esperan de un líder en el sector inmobiliario, capaz de tomar decisiones, comunicar y desarrollar oportunidades de negocio conforme el sector evoluciona.

B-Exclusives

Latest news