InicioInmotrendsLa Ley de Viv...

La Ley de Vivienda «perjudica» al consumidor y «demoniza» a los profesionales inmobiliarios, según FADEI

En la nueva Ley de Vivienda, FADEI denuncia la falta de marco regulatorio para la profesión inmobiliaria, un proceso que protege al consumidor.

La Ley de Vivienda "perjudica" al consumidor y "demoniza" a los profesionales inmobiliarios, según FADEI

La Federación de Asociaciones de Empresas Inmobiliarias (FADEI) ha publicado un análisis sobre la nueva Ley de Vivienda en el que denuncia cuáles serán sus efectos en el mercado inmobiliario. Según la presidenta de la patronal inmobiliaria, Montserrat Junyent, la nueva ley «nació en un contexto electoralista tras un largo letargo». De forma precipitada, «las fuerzas políticas desbloquearon su trámite y, lejos de fomentar el incremento de viviendas en el mercado, apuestan por medidas que, en su aplicación, reducirán la oferta, como ya pasara antes en Catalunya», explica Junyent.

La experta lamenta que el texto aprobado no contenga un marco regulatorio para la profesión inmobiliaria. «Nos consta que una amplia mayoría de los grupos parlamentarios querían un registro obligatorio de los agentes inmobiliarios, pero desgraciadamente no ha llegado a plasmarse en la ley, una carencia que perjudicará al consumidor. Ahora, tras dejarnos indefensos y sin regulación, se está haciendo una demonización injusta de la profesión inmobiliaria», aclara Junyent.

Regular la profesión inmobiliaria para proteger al consumidor

La asociación recuerda que los poderes públicos deben garantizar a los ciudadanos que la adquisición o alquiler de una vivienda se produzca en un contexto de seguridad jurídica adecuado y nunca por debajo de la que tienen en la compra o el uso de cualesquiera otros bienes.

Por eso, FADEI reclama que debiera garantizarse por ley que cualquier operador cuente con la necesaria formación, la tenencia de un seguro de responsabilidad civil y una garantía de caución, entre otros. «Un sector que busca su propia regulación es un sector que apuesta por mejorar la calidad de los servicios que presta, elevar el nivel formativo de las empresas y ofrecer una seguridad que garantice las entregas de dinero de terceros y que cubra cualquier error que pueda producirse en el contexto de cualquier operación inmobiliaria», subrayan desde FADEI.

«Ese trabajo les convierte en un operador privilegiado, perciben la situación del mercado, conocen de primera mano las inquietudes y necesidades de compradores, vendedores, arrendadores y arrendatarios. Sin embargo, la imagen que se proyecta de las empresas del sector inmobiliario es la de estar vinculadas a la especulación y posicionadas en la defensa de intereses espurios, cuando en realidad son garantía de un buen funcionamiento del mercado y un equilibrio en la defensa de los intereses de las partes», lamenta Junyent.

B-Exclusivas

Últimas Noticias