InicioNacional¿Buscando nue...

¿Buscando nuevas oficinas? Estas son las razones por las que es buen momento para cambiar

shutterstock 1717535188

Si bien el confinamiento obligatorio de marzo de 2020 forzó la implantación del teletrabajo, tendencia que parece que ha venido para quedarse año y medio después, esto no significa – ni mucho menos- que estemos presenciando el fin de las oficinas. De hecho, en Knight Frank anticipamos que el último trimestre de este año traerá consigo la vuelta al trabajo de forma presencial a muchas empresas a nivel mundial. Así lo han anunciado grandes corporaciones como Google o Morgan Stanley, entre otras.

Aunque inicialmente en muchas de estas compañías se detectó un incremento de la productividad de los empleados en los primeros trimestres meses de la pandemia, lo cierto es que la falta de sistemas de gestión equilibrados que integren lo mejor del teletrabajo y de la presencialidad han conducido a ciertas disfunciones que a la larga han empezado a limitar tanto la productividad como la motivación de los empleados. De hecho, según el informe (Y)our Space que realizamos en Knight Frank, lo que más añora el 60% de profesionales desde la implantación del trabajo es el trato personal diario y la colaboración con sus compañeros de empresa.

Es esta situación la que ha vuelto a resaltar la utilidad y el valor añadido que aportan las oficinas a las empresas, algo que también respalda con datos el informe (Y)our Space. Cabe destacar que el 90% de participantes en este estudio han señalado que las oficinas son un activo de valor estratégico para el desarrollo de sus negocios. Además, el 49% de las compañías consultadas señalan que contar con oficinas físicas supone un importante apoyo para la creación de su marca e imagen.

Eso sí, el regreso a las oficinas va a estar condicionado a la redefinición previa de los espacios de trabajo. Como ha sucedido con tantos otros sectores, la pandemia está contribuyendo a acelerar tendencias. Por ejemplo, el 77% de los encuestados afirma que reducirá el número de mesas por trabajador, aunque prevén al mismo tiempo que aumente el número de espacios para fomentar la colaboración y la concentración, para realizar videoconferencias y con otros usos. Esto tendría el fin de atraer a los empleados con espacios diferenciales de los que no pueden disfrutar en sus viviendas.

Sin embargo, la exigencia con la calidad de los espacios no se limita a la inclusión de espacios con nuevos usos dentro de las oficinas: un 87% de las compañías encuestadas solicitan a sus caseros que establezcan unos protocolos mayores y más rigurosos en materia de limpieza, higiene y desinfección. También en cuanto al mantenimiento de los sistemas de climatización, algo que piden el 60% de los entrevistados. En líneas generales, un 47% de los entrevistados aumentará la calidad de sus espacios en los próximos tres años.

Esta revisión de los espacios de trabajo también representa una oportunidad para apostar por la sostenibilidad y el medio ambiente: un 40% de las empresas multinacionales se ha fijado un objetivo de neutralidad en carbono, de las cuales el 77% lo tiene marcado para antes de 2030. Sin embargo, en la actualidad tan solo un 35% de los encuestados a nivel global posee al menos un 25% de su cartera de inmuebles de oficinas en edificios sostenibles o con acreditación verde, por lo que el regreso de los empleados puede representar una oportunidad para buscar nuevas oficinas en inmuebles con estas características.

También es un buen momento para buscar oficinas inteligentes o dotarlas de sistemas (principalmente sensores) que permitan recopilar y gestionar datos de uso con los que realizar una gestión más eficiente de los espacios comunes y permitir una mejora de la productividad. Gracias a las nuevas tecnologías, para las empresas ya es posible determinar desde cómo se utilizan las salas de reuniones (número de personas que las ocupan, dónde se sientan, durante cuánto tiempo, etc.) a quiénes utilizan el parking y con qué frecuencia. En este sentido, un 51% de los encuestados considera muy relevante el potencial del uso de los datos, y planea aumentar el uso de la información obtenida del propio edificio o espacio de trabajo para tomar mejores decisiones respecto al inmobiliario o al propio espacio de trabajo.

Otro de los elementos que la pandemia y la imposición del teletrabajo forzoso han introducido en el debate es la cuestión de las distancias que deben recorrer los profesionales para acceder a sus lugares de trabajo. El regreso a la oficina representa en este sentido una oportunidad para buscar entornos mejor comunicados por transporte público y privado, situados en zonas con un alto nivel de servicios de proximidad (restaurantes, gimnasios, tiendas de conveniencia, etc.).

En conclusión, la pandemia ha contribuido a que muchas corporaciones hayan realizado un ejercicio de reflexión sobre el espacio en el que interactúan sus trabajadores, que ha dado paso a una reorientación en el propósito de los espacios corporativos para conseguir mayor productividad, pero también mejorar la motivación de los empleados.

Son muchas las formas en las que el “trabajo” se está reinventando y las oportunidades para que el espacio y la tecnología se fusionen, creando mejores lugares de trabajo del futuro que aúnen cultura, entorno, tecnología, la humanización de las compañías, la inversión en experiencias y el bienestar de los empleados.

B-Exclusives

Latest news