Moonlake ficha a un exBloomberg y un exSantander para su nueva área de negocio

Moonlake Capital refuerza su equipo con la incorporación de Íñigo de Arteaga Pascual como director general y Barry Gutknecht para ocupar el cargo de socio director y asesor de Estados Unidos.

Inigo de Arteaga Pascual Moonlake Capital

Moonlake Capital refuerza su equipo con la incorporación de Íñigo de Arteaga Pascual como director general. El nuevo directivo cuenta con una dilatada trayectoria en el mundo de la banca, en banco Santander y Banco Popular. En su día, estuvo a cargo del cierre de porfolios para los fondos institucionales valorado en más de 4.000 millones de euros.

Asimismo, ha fichado a Barry Gutknecht para ocupar el cargo de socio director y asesor de Estados Unidos. Gutknecht ha desarrollado su carrera profesional en Thomson Financial (más tarde adquirido por Bloomberg). En Morgan Stanley fue uno de los miembros del personal original que creó la primera oficina de Seguridad de la Información.

Moonlake Capital, que nació a finales de 2016 como un boutique de Real Estate especializada en Residencial y terciario, fue fundado por su CEO el veterano en mundo inmobiliario de lujo Armin Ghorbanifar, junto con un grupo de Capital Privado y Familly Offices.
Su fundador Armin Ghorbanifar, proviene de una familia con larga tradición empresarial en sector energético y vinculada al Countertrade. Sus comienzos tienen origen en el mercado residencial de lujo en España y Europa, principalmente dedicado a ‘Trophy Assets’, señalan sus responsable. En 2018, participó en operaciones como la adquisición de 72 apartamentos de lujo en Ibiza para Richard Livingstone, por un valor de 22 millones de euros. Un año después, ha participado en operaciones inmobiliarias en el ámbito institucional en España por una valoración total de aproximadamente 285 millones de euros.

Actualmente, Moonlake Capital está ampliando sus servicios de asesoramiento en materia de inversión inmobiliaria en todos los sectores y cuenta con un equipo de 22 expertos en asesoramiento y análisis.

En cuanto a las previsiones del sector, la compañía cree que en el mercado residencial a corto plazo se va a producir una reducción de la demanda que va a ajustar los precios a la baja. El incremento del desempleo producirá una reducción de la renta disponible de los hogares y una aversión al riesgo, por lo que las decisiones de compra de vivienda se pospondrán.

No obstante, esta corrección de precios será distinta dependiendo de las tipologías de stock disponible. También esperan una mayor bajada en la vivienda de segunda mano que en las de obra nueva.

B-Exclusives

Latest news