InicioActualidadLa inflación ...

La inflación enfría las expectativas de un sector inmobiliario que constata la moderación de la actividad

Wires organiza un encuentro con representantes de los distintos segmentos que inciden en que los precios y su volatilidad marcarán todo el ejercicio próximo.

WRS 2974

La inflación alta ha venido para quedarse. Es posible que de los dos dígitos históricos que se han registrado durante parte de 2022 se pase a unos números más modestos. «Hablamos de previsiones del 4,5% para el año que viene y nos parece poco, pero sigue siendo un nivel muy alto», ha advertido este martes Pedro Álvarez, economista de Caixabank Research, durante el encuentro Impacto de la inflación en el sector inmobiliario, organizado por Wires (Women in Real Estate Spain) y celebrado en el COAM.

Álvarez incide en que los factores externos sobre los que no se tiene control seguirán siendo determinantes, como la guerra en Ucrania o los problemas en la cadena de suministros. Aunque para determinante, la subida de tipos, que ha sido mayor de lo esperado «por el miedo a que se enquiste la inflación» y que incorpora problemas añadidos en la financiación de las familias y las empresas.

Para 2023, augura un recorte en las previsiones de crecimiento y una gran incertidumbre, pero no aprecia caídas sustanciales del PIB. En cuanto al sector inmobiliario, espera una oferta similar, en torno a las 100.000 viviendas al año, y cierta moderación del mercado residencial, en el que la oferta se mantendrá y la demanda será baja o estable

Álvarez ha abierto el fuego en un encuentro en el que se ha realizado una panorámica completa sobre cómo la inflación está afectando al real estate español actual y futuro. Para ello, Wires ha organizado una mesa redonda en la que han estado presentes perfiles de todos los segmentos: Teresa Marzo, CEO de Elix y vocal de la Junta Rectora de Asprima; Patricia Hernández, directora general de Negocio de Vía Ágora; Guillermo Jiménez, director general ACR Grupo; y Luis Mena, CEO de Daikin. Como moderadora, Mónica Sanz, directora Jurídica Civitas. 

Tras la presentación, Mena ha destacado que la suma de la demora en la oferta, la demanda creciente y la crisis energética han provocado un colapso en la entrega de equipos que está repercutiendo en los precios. Además, señala la norma aprobada por el Gobierno en septiembre que grava a los fabricantes con una tasa sobre el refrigerante que incluye a cualquier equipo: «Esto es un coste en origen que tenemos que repercutir y cuando llega al final de la cadena supone un incremento inflacionista de hasta un 8%», ha indicado.  

Para Guillermo Jiménez, el mayor problema es «la elevada volatilidad de los precios». En los últimos meses se aprecia alguna estabilización, pero no se esperan bajadas a corto plazo en el coste de los materiales de construcción. Jiménez cifra en un 30% el incremento en los precios que afectan a su compañía, pero también al resto de integrantes de la cadena de producción, que asegura han asumido entre todos: «Intentamos minimizar el impacto de la subida de los precios». 

Patricia Hernández ha señalado que desde Vía Ágora han tratado de mantener una fórmula mixta entre su constructora propia y externas en lugares donde no cuentan con recursos propios y se han encontrado que no son capaces de encontrar contratos fuera porque se prolongan por la incertidumbre actual. Coincide con Jiménez en el apoyo entre proveedores para asumir la subida de precios y costes: «No trasladamos costes a los compradores de lo que estaba ya firmado», pero monitorizan cada caso y asegura que, si hay recorrido de precios, pueden darse subidas. 

Teresa Marzo constata la disminución de las transacciones y del poder adquisitivo, con un incremento de la tasa de esfuerzo que provocarán que ciertos colectivos no puedan plantearse la compra de la vivienda. «Habrá una disminución en la compraventa de viviendas, dejando una cifra en torno a las 550.000 transacciones». Por segmentos, «en obra nueva habrá una moderación en el incremento de los precios y en segunda mano será el mercado quien irá marcando la pauta». También apunta a que existe un desequilibrio entre la necesidad del inversor y lo que a este le ofrece el mercado. 

Todos los ponentes han coincidido en que existe una incertidumbre generalizada y una posición de wait and see, pero lejos de lo vivido en 2008. 

Tras el evento, se han hecho entrega de los premios Amigos Wires, que en esta edición se han entregado a José Antonio Granero, socio fundador en Entreabierto y Agrega Agencia de Regeneración Urbana; y Eloy Bohúa, CEO en Planner Exhibitions. 

B-Exclusives

Latest news

SMART DIC. 300X600