test
InicioResidencialLa reconversi...

La reconversión de los locales desocupados en viviendas aumentaría en un 24% el parque residencial

Esta tendencia de reconversión de locales comerciales ya está presente en Madrid, Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca, según Brickbro.

La reconversión de los locales desocupados en viviendas aumentaría en un 24% el parque residencial

El mercado inmobiliario en España enfrenta una creciente escasez de viviendas asequibles y un aumento en los precios de alquiler, lo que ha llevado a un agotamiento financiero para muchos. Así lo indican los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, donde se refleja que, en el segundo trimestre del ejercicio actual, el precio medio de la vivienda aumentó un 8,5% interanual y las solicitudes de hipotecas cayeron un 20% en agosto.

Sin embargo, en medio de este panorama desafiante, la reconversión de locales comerciales en viviendas vuelve a ser una tendencia emergente en las comunidades autónomas. Una de las últimas comunidades autónomas en modificar sus normas de habitabilidad ha sido Galicia, que facilitará a partir del próximo 15 de octubre que los bajos comerciales en zonas urbanas que estén abandonados o sin actividad puedan cambiar de uso y reconvertirse en viviendas.

Teniendo en cuenta este panorama, Brickbro, plataforma de gestión de locales comerciales, tras analizar con su plataforma tecnológica más de 30.000 locales vacíos en diferentes ciudades españolas, ha detectado que cerca del 30% de activos podrían ser reconvertidos a vivienda y ayudar a incrementar el parque residencial en el territorio español en un 24%.

Al respecto, Guillermo Preckler, CEO y fundador de Brickbro, ha señalado que «el interés por parte de la ciudadanía ha ido en aumento durante los últimos años y son los propios propietarios quienes llaman para ver la viabilidad de este tipo de cambio de uso en sus locales».

A pesar de los beneficios que conlleva la reconversión de locales comerciales en viviendas, la normativa actual en algunas comunidades autónomas de España ha sido un obstáculo significativo para esta práctica. Las restricciones incluyen requisitos de zonificación, cambio de uso y normativas de construcción que pueden ser costosas y complicadas de cumplir.

En Barcelona, por ejemplo, la superficie mínima del local debe ser de 36 metros cuadrados, con un mínimo de 40 metros cuadrados construidos, el local no puede estar en un sótano y debe haber una altura mínima de 2,5 metros entre el suelo y el techo; entre otras normas.

En el caso de Madrid, un local debe tener más de 40 metros cuadrados y cumplir con requisitos generales, como estar a nivel rasante del suelo, tener una altura mínima entre 2,5 y 2,6 metros, y tener un frente de fachada de entre 3 y 5 metros. También, se regulan aspectos como la salida de humos y la ventilación.

En cuanto a Valencia, el cambio de uso local-vivienda implica cumplir con normativas específicas que incluyen la superficie mínima requerida, la separación de ventanas y la altura mínima del suelo al techo. Además, se deben cumplir con condiciones de accesibilidad y seguridad contra incendios.

Por último, en Palma de Mallorca los precios de estos locales han aumentado de 70.000 a 120.000 euros en un año. Aun así, y a pesar de estos desafíos, se trata de una tendencia que se está implementando por la necesidad de encontrar viviendas asequibles. La compañía concluye que la implementación de un decreto de emergencia habitacional por el gobierno es necesario para crear nuevas viviendas y aliviar la escasez en Palma.

B-Exclusivas

Últimas Noticias

300x600 1 1