InicioComercialLa inversión ...

La inversión en supermercados se dispara hasta las cifras más altas de la serie histórica

El 98% de la inversión corresponde a portfolios de supermercados cuyo importe medio desembolsado ascendió a 4,3 millones de euros por activo.

La inversión en supermercados se dispara hasta las cifras más altas de la serie histórica

El segmento de la alimentación ha mantenido su tendencia alcista y registró en 2021 la segunda cifra más alta de la serie histórica, acumulando 452 millones de euros. Así la adquisición de inmuebles como supermercados y similar representa más de la mitad del total de inversión en retail tradicional, según el último informe La distribución alimentaria en España elaborado por Savills.

Solo superan estas cifras las del boom de 2020, cuando se registró una inversión de 675 millones de euros.

Según el informe, de estos 452 millones de euros, el 98% corresponde a portfolios de supermercados cuyo importe medio desembolsado ascendió a 4,3 millones de euros por activo. La fórmula más habitual en estas operaciones fue el formato sale-lease back, que supuso el 43% de la inversión.

Variado perfil del comprador

El perfil del comprador es muy variado e incluye inversores institucionales y privados. Asimismo, señala que el 98% de la inversión total en supermercados fue efectuada por fondos, el 57% de los cuales son de origen americano. Por su lado, los vendedores han sido en un 44% operadores de alimentación y en un 35% socimis.

El segmento de la alimentación continúa en plena evolución y expansión. Según los datos de Savills, las últimas transacciones del sector evidencian la tendencia a la compresión de las yields de los supermercados hasta alcanzar una rentabilidad prime del 4,5%, 100 puntos porcentuales por debajo del valor de 2019.

Sector atomizado y en plena transformación

El stock actual de superficies de alimentación en España es de 16,7 millones de metros cuadrados y más de 24.500 establecimientos repartidos por el territorio. Esta cifra incluye hipermercados, supermercados, tiendas de descuento, cash&carry, tiendas de conveniencia y tiendas especializadas.  Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el supermercado sigue siendo el canal de compra preferido de los españoles y en 2020 concentró el 47% de la facturación en alimentación.

De acuerdo con los análisis de Savills, la pandemia y la limitación de la movilidad han impulsado un notable aumento del canal online para la compra de productos de alimentación, pero su peso dentro del total de la distribución sigue siendo bajo y alcanza solo el 4,5 % del total de operaciones de e-commerce.

Además, en paralelo, los hábitos de consumo han cambiado en los últimos tiempos y la irrupción del delivery ha marcado un antes y un después en el sector de la alimentación. Por ello, tal como refleja el informe de Savills, los supermercados evolucionan más allá de ser únicamente un lugar de compras, incorporando las últimas tecnologías, personalizar la oferta al consumidor y guiar al cliente en su visita.

Otro de los factores que marcarán el futuro de la distribución en España es la diferenciación y la especialización, que consigue crear modelos de negocio con nuevos conceptos y que aportan valores diferenciales. También la inmediatez y la conveniencia, que quedan reflejadas en la llegada de nuevos players en el sector y el auge del modelo de negocio del Q-Commerce, centrado en las entregas ultrarrápidas.

Rentabilidad del sector

En relación con las rentas, la evolución histórica de los niveles de renta demuestra la resiliencia del sector de la alimentación en un contexto de crisis económica. Este hecho, ligado a una mayor duración de los contratos (de unos 25 años de media actualmente) y a los sólidos covenants de algunos operadores, consolida el atractivo de la distribución de alimentación ante los inversores que buscan un producto seguro y estable.

El informe señala que en los dos últimos años el sector ha visto aparecer dos factores que están reduciendo el poder de negociación de los propietarios de los activos de distribución. Por un lado, los operadores de alimentación se han vuelto más rígidos en las negociaciones al ser conscientes de su atractivo. Por otro, la propia saturación del mercado hace más necesario ser más selectivo en la selección de las ubicaciones. Tanto es así que los supermercados mejor ubicados pueden alcanzar rentas superiores a los 10 euros por metro cuadrado al mes, superando en un punto la media nacional.

B-Exclusives

Latest news

300x600px fellow