test

Woodville construye ‘mohma’, su primer modelo de casa prefabricada con Garnica

mohma

La pandemia cambió en gran medida el estilo de vida de las sociedades actuales, y la construcción de viviendas no es una excepción. Las casas prefabricadas (esto es, construidas de forma industrializada u offsite) han generado interés tras la crisis sanitaria.

Hasta el momento este tipo de construcciones representan un mercado residual en España en comparación a otros países europeos, ya que solo representan el 1% sobre el total de casas construidas, según datos de la Plataforma de Edificación Passivhaus. Sin embargo, la demanda de casas prefabricadas e industrializadas creció en 2021 de un 30% a un 60% debido a la aparición de la Covid-19.

El auge reside en las múltiples ventajas que presenta este tipo de alojamientos tradicionales, baremos como la alta eficiencia energética, control y simplicidad en todo el proceso; la aceleración de los tiempos de entrega; el empleo de materiales naturales y sostenibles o la adaptación a cualquier lugar con una mínima instalación previa.

Para dar respuesta a esta tendencia y la actual demanda de alojamientos sostenibles en la naturaleza como eco-hoteles, hoteles rurales y glampings, se fundó Woodville, empresa especializada en el diseño y la construcción de esta clase de alojamientos móviles, sostenibles, modulares y de madera.

El primero de estos modelos recibe el nombre mohma, un proyecto en el que la firma ha escogido la gama de productos de contrachapado de Garnica, una empresa riojana especializada en contrachapado y pionera en gestión y uso de recursos naturales.

La gama de productos de contrachapado de Garnica cumple con todas las exigencias para este tipo de construcciones, tales como durabilidad, la capacidad como aislante térmico y acústico, gran ligereza, facilidad de mecanizado (que se traduce en una reducción de tiempos y costes), tratamiento para uso exterior y, sobre todo, su alto grado de sostenibilidad durante todo el proceso de fabricación y la utilización de materiales de origen europeo.

Estos alojamientos han sido diseñados por los arquitectos españoles Fernando Oiza y Patxi Mangado, fundador de Arquitectura y Sociedad, y de gran prestigio a nivel nacional e internacional. Se caracterizan por ser de fabricación industrializada u offsite y estar diseñados bajo los estándares passivhaus, con el objetivo de alcanzar la máxima eficiencia energética.

Con una capacidad máxima de 8 personas, mohma puede servir de alojamiento turístico en la naturaleza y habitual. Gracias a la ligereza de los materiales, estos son transportados en un camión para su posterior montaje e instalación, asegurando una alteración mínima en el terreno. 

B-Exclusivas

Últimas Noticias

300x600 1 1