InicioCompañíasUrbania adqui...

Urbania adquiere la antigua promotora de Colonial

De esta forma, Urbania incorpora 900.000 metros cuadrados de suelo, con una edificabilidad de medio millón, para desarrollar proyectos en Madrid, Cataluña y Andalucía.

Residencia de estudiantes de Urbania en Malaga

Asentia tiene nuevo propietario. La compañía de desarrollo, inversión y gestión de proyectos inmobiliarios Urbania ha adquirido el antiguo ‘banco malo’ de Colonial. Colliers asesoró la operación.

Con esta transacción, Urbania integra un banco de suelo de 900.000 metros cuadrados, con una edificabilidad de medio millón de m2. Estos suelos están en Madrid, Cataluña y Andalucía. Estos terrenos permitirán promocionar 5.000 viviendas.

Tomás Gasset, CEO y Cofundador de Urbania, ha declarado tras la firma del acuerdo: “Desarrollar suelo a largo plazo es un ejercicio de responsabilidad que permitirá un crecimiento del sector sostenido y constante. La administración, debe ser consciente de la importancia de dar seguridad jurídica al proceso de planeamiento urbanístico. Si no somos capaces de crear bolsas de suelo finalista, la presión se trasladará de forma inexorable al precio final de la vivienda”.

“Los socios de Asentia nos encargaron el diseño y ejecución de una estrategia de maximización del valor de su cartera inmobiliaria. Tras tres años de trabajo intenso, que ha combinado todo tipo de actividades incluida la desinversión parcial de activos, el proceso concluye con la venta de la plataforma inmobiliaria para su potenciación por un especialista del sector. El potencial de la nueva Asentia es enorme”, explica Gonzalo Martín, Director de Capital Markets en Colliers.

El director de Capital Markets explica a Brainsre.news que llevan trabajando en esta transacción desde 2018. Sobre cómo han conseguido convencer a todos los accionistas asegura: “Ha sido un periodo de reflexión continua y búsqueda de las mejores alternativas entre fondos de invención y bancos. Diseñamos un plan estratégico para Asentia que hemos ido cumpliendo donde dábamos respuesta a las necesidades de cada uno de ellos”. Sobre la complicaciones en las operaciones cree que se ha resuelto “con cuidado, con tiempo y con cariño”. “Son solucionen muy quirúrgicas donde no puedes hacer un proceso estándar de venta sin ir poco a poco de forma que las operaciones satisfagan los retornos y las perspectivas futuras. Es una operación muy compleja que antes de cogerla nosotras otras consultoras lo habían intentado“, concluye para este periódico.

“Para Urbania, esto es una forma de seguir creciendo. Ellos son muy buenos gestionando suelo. son un player que le pueden sacar el máximo partido”.

Entre sus proyectos en marcha, Asentia está desarrollando Distrito Z, un plan de 3.500 viviendas en Sánchez Blanca, Málaga.

Asentia, una vida de problemas

Asentia nació tras el último crack del ladrillo en España, para aglutinar el negocio promotor y de suelo de Colonial. En este momento, Colonial vivió un momento crítico, optando por centrarse en el negocio de oficinas y desprendiéndose de su importante cartera de centros comerciales y de la división residencial. Finalmente, consiguió sobrevivir y ahora figura -junto a Merlin- como las únicas dos empresas inmobiliarias presentes en el Ibex35.

En 2014, la cotizada redujo su participación en Asentia del 100% al 18,99 %. Esta reducción permitió realizar una ampliación de capital de 1.000 millones de euros que permitió salvar la compañía.

Tras este movimiento, los bancos acreedores convirtieron la deuda de la promotora en capital. El accionariado del conocido como ‘banco malo de Colonial’ quedó conformado por Davidson Kempner, propietario del 28,7%; Brookfield, del 18,7%; Crédit Agricole y Colony Capital, del 18,2% cada uno; ING, del 14,3%, y Merrill Lynch International, del 1,8%.

Los diferentes intereses de cada una de las partes puso en riesgo la venta de la compañía, pero el proceso se ha cerrado tras tres años de negociaciones.

B-Exclusives

Latest news