InicioCoronavirusUna inmobilia...

Una inmobiliaria china, demandada por ocultar el impacto del Covid-19 en su OPV

La falta de transparencia de Phoenix Tree Holdings Ltd sobre los riesgos de su negocio de alquiler de vivienda en China la ha llevado a ser demandada en un juzgado de Nueva York.

shutterstock 794851234

La falta de transparencia de Phoenix Tree Holdings Limited sobre los riesgos de su negocio de alquiler en China con el coronavirus ha reafirmado la tesis de opacidad china que defiende Estados Unidos.

Phoenix Tree Holdings Limited es una compañía con domicilio fiscal en las Islas Caimán que arrienda y administra apartamentos dirigidos a gente joven, en trece ciudades de China, incluida Wuhan. La compañía alquila viviendas bajo las marcas Danke Apartment y Dream Apartment.

En enero de este año, cuando la epidemia de Covid-19 ya hacía estragos en Wuhan (China), la compañía vendió 9,6 millones de acciones en su estreno en la Bolsa de Nueva York (IPO o Initial Public Offering). En dicha oferta inicial de acciones (IPO por sus siglas en inglés), obtuvo 130 millones de dólares de capital nuevo, sin explicar en su folleto de información que operaba en la zona 0 de la pandemia.

El 25 de marzo de 2020, Phoenix anunció sus resultados financieros para el cuarto trimestre y todo el año 2020 y reveló que “esperaba” que el coronavirus afectara “negativamente” a su cotización y negocio, para el primer trimestre casi terminado de 2020. De hecho, el mercado chino ya ha hecho públicos algunos datos del impacto del coronavirus en el negocio inmobiliario.

La demanda

Tras estos acontecimientos, un accionista ha presentado hace unos días en un juzgado de Nueva York una demanda colectiva contra la compañía por daños y perjuicios, contra la empresa, varios directivos y los suscriptores de la oferta.

La base de las acusaciones es que para la OPI de enero de 2020 de la compañía, “los documentos de oferta no revelaron el impacto del brote en las operaciones inmobiliarias residenciales de la compañía en China“. “Se trata de una demanda muy reveladora de la importancia de la información que las compañías deben proporcionar cuando deciden cotizar, y en este caso, de la implicación que una pandemia sanitaria tiene en todos los ámbitos de la economía”, señala una fuente del sector asegurador.

La queja alega que “a partir de la fecha de vigencia” de la oferta “el coronavirus ya estaba afectando a China, particularmente a Wuhan, que era en ese momento considerado como el epicentro del virus y un importante centro de operaciones para Phoenix”. La demanda ha impactado en Estados Unidos, y especialmente en Nueva York, donde el virus está teniendo especial relevancia, “lo que contribuye a extender la tesis de opacidad del Gobierno chino y sus empresas en la gestión de la epidemia”, explica la misma fuente.

Dificultades

El brote de coronavirus estaba “afectando negativamente el negocio de Phoenix, ya que los inquilinos contrajeron el virus, perdieron el empleo o experimentaron dificultades para pagar el alquiler”, se recoge en la demanda.

El demandante alega de que los documentos de oferta de la compañía “ocultaron la preocupación de varios inquilinos en China por la situación de las ciudades, las previsiones de demanda en el mercado de alquiler residencial chino y la exposición de la compañía a “desarrollos adversos significativos, resultantes del inicio del coronavirus en China, particularmente en Wuhan, en el momento de la salida a bolsa”.

Con respecto al brote de coronavirus en China, la denuncia alega que los documentos de la oferta simplemente señalaron que “las operaciones podrían verse interrumpidas” si se sospechaba que los empleados tenían cualquier enfermedad de ese tipo y que los resultados financieros “podrían verse afectados negativamente” si la economía china se viera perjudicada por tal epidemia.

La queja continúa alegando que “a medida que el coronavirus continuó propagándose en China” poco después de la salida a bolsa, “los inquilinos se quejaron del manejo de la situación por parte de Phoenix, lo que perjudicó la reputación y la situación financiera y las perspectivas de la compañía”. Debido a que el folleto de la oferta “no reveló nada sobre el coronavirus, y mucho menos el impacto que estaba teniendo o podría tener en la compañía”, los inversores “no tuvieron la oportunidad de considerar cómo el empeoramiento de la situación podría afectar a la compañía”.

B-Exclusives

Latest news