InicioCompañíasSocimis y gra...

Socimis y grandes fondos ajustarán los alquileres a los hoteles y comercios

Hoteleras, cadenas de restauración y de textil piden negociar las condiciones de sus contratos y plantear condonaciones, moratorias o ajustes mientras dure el estado de alarma por el Covid-19.

Centro comercial Lagoh Sevilla Lar España Socimi
Centro comercial Lagoh en Sevilla de Lar España.

Grupos hoteleras, cadenas de restauración y de textil han empezado a pedir a sus caseros negociar las condiciones de sus contratos y plantear moratorias o ajustes, al menos, mientras dure el estado de alarma decretado por el Gobierno para frenar el Covid-19.

Ésto afectaría a Socimis propietarias de centros comerciales como Merlin, Lar España, Castellana Properties, General de Galerías Comerciales, otros gigantes del retail como Sonae Sierra o Unibail Romanco-Westfield -que ya ha anunciado que la pandemia del coronavirus ha afectado sus centros. También a fondos como Blackstone, dueño de una destacada cartera de hoteles tras comprar Hispania y que controla a través de HIP, y a gestoras inmobiliarias como Azora, que tendrán que revisar su plan de negocio y adaptar su política comercial con sus inquilinos.

En Lar España están evaluando el posible impacto en «permanente y fluido contacto» con sus inquilinos, como recordaron en la junta celebrada el pasado martes. «Es prematuro hablar de medidas concretas. Vamos a analizarlo centro a centro y cliente a cliente, con una perspectiva a medio plazo. Nuestra situación es muy saneada, con un apalancamiento bajo, de apenas el 34% del valor de los activos, y un coste medio del 2,1%. No tenemos apenas vencimientos hasta 2022 y tanto la tesorería como el balance son fuertes», aclaran desde la compañía, según informa Expansión.

Por su parte, Merlin Properties ha cifrado en menos de un 10% el impacto que puede tener la crisis del coronavirus en sus rentas brutas.

Otras, como Vitruvio, Socimi con una destacada cartera de edificios en alquiler en Madrid, asegura a Brainsre.news que «es pronto para adoptar una postura porque la incertidumbre es absoluta».

«El estado de alarma puede durar quince días o más tiempo. Considero que las medidas deben ser ajustadas a cada caso, no es lo mismo un operador de supermercados o una entidad financiera que un restaurante. Y no es lo mismo un restaurante que sirve comida a domicilio que uno que no desarrolla esa actividad», señala Joaquín López-Chicheri, responsable de Vitruvio.

B-Exclusives

Latest news