InicioProtagonistasRetos y desaf...

Retos y desafíos frente a los que nos sitúa el Covid-19

La repentina irrupción de una pandemia mundial como el COVID-19 nos ha golpeado contundentemente a todos. A los más afortunados, tan solo en el terreno profesional. A muchísimas otras familias de todo el planeta les ha arrebatado a alguno de sus seres queridos con una virulencia para la que nadie estaba preparado.

No obstante, y a pesar del dolor y la impotencia que hemos vivido, creo que llega el momento de extraer conclusiones que puedan ayudarnos a mejorar nuestros hábitos, tanto personales como profesionales. Estos son los principales retos y desafíos a los que nos enfrenta el COVID-19, y que estoy seguro de que nos cambiarán para bien:

  1. Explosión de las herramientas tecnológicas. Creo que el  salto tecnológico ha sido la gran lección de esta crisis. Hemos avanzado diez años en el conocimientos sobre cómo vender y comprar una vivienda reduciendo al mínimo las visitas, gracias a los tours virtuales, fotos o 3D, aprendiendo en muchos casos del proceso de venta sobre planos de las promotoras.
  • Inseguridad en las distancias cortas. En los próximos meses, será imprescindible mantener múltiples medidas de seguridad para proteger la salud tanto de los clientes como de los profesionales inmobiliarios. En Comprarcasa hemos implantado y perfeccionado un protocolo de salud favoreciendo el teletrabajo, reorganizando los interiores de nuestras oficinas ampliando la distancia existente entre los puestos de trabajo y adquiriendo material de protección como guantes o mascarillas, tanto para los clientes como para la plantilla.
  • Caída de los precios y empoderamiento del comprador. Inevitablemente, esta crisis obligará a muchos a tener que rebajar los precios de sus viviendas y adaptarlos a las nuevas circunstancias. Se habla de caídas entre un 10% a un 15%. Quizá aún es pronto para hablar de porcentajes, pues esto variará en función de la profundidad, de la duración de esta crisis, y del tipo de propiedad de la que hablemos, pero está claro que nos enfrentamos a meses en los que el comprador volverá a tener la palabra.
  • La presencia comercial inmobiliaria deberá ser omnicanal. Será necesario contar con presencia física (la agencia a pie de calle) con los múltiples canales digitales existentes (blog, RRSS, medios, etc.). La combinación de ambas estrategias será la claves del éxito.
  • Adaptación a las nuevas preferencias de vivienda. Es muy probable que las huellas que nos dejen estas semanas de confinamiento, con el fenómeno surgido de “Los balcones” y la convivencia familiar y vecinal, etc. provoque una profunda reflexión en torno a la necesidad de construir viviendas más amables en el futuro muy cercano.
  • Muchas viviendas cambiarán de uso. Ante los serios efectos que todo indica que sufrirá el turismo en nuestro país durante este año, es de esperar que muchas viviendas vacacionales migren al alquiler tradicional o al alquiler por temporadas. Es también previsible que ocurra un fenómeno similar con aquellos locales que pueden reconvertirse en viviendas, aprovechando la crisis del retail y el incremento del comercio online. Estas dos nuevas tendencias ya están generando un importante incremento de la oferta y, simultáneamente, una necesaria adaptación en la actividad del profesional inmobiliario.
  • La gestión profesional del alquiler continuará creciendo. El paquete de medidas aprobado por el gobierno -que distingue entre grandes y pequeños propietarios- será sin duda alguna de gran ayuda para los inquilinos en situación de vulnerabilidad. Por su parte, también las grandes tenedores han aportado facilidades a sus inquilinos en estos momentos. Este hecho nos lleva a pensar que la gestión profesional de los activos permite una respuesta más eficiente que la de los propietarios particulares, y que esta tendencia se consolidará aún más después de esta crisis.

De las crisis siempre surgen oportunidades. Mi opinión es que pasados los momentos más críticos, y si no sufrimos un repunte de la enfermedad tras el verano, la recuperación de este sector será intensa, incluso superior a la esperada. La extrema volatilidad vista en los mercados financieros, y los bajos tipos de interés, nos llevan a creer que el sector inmobiliario continuará consolidado como un destino interesante para la inversión.

B-Exclusives

Latest news