InicioMercadoLos precios d...

Los precios de la vivienda nueva y usada en China crecen ligeramente tras el coronavirus

Los precios de la vivienda nueva en China crecieron levemente en marzo, un 0,13% en su conjunto, animados por la demanda acumulada tras el coronavirus.

shutterstock 1208820208
Phoenix Town, en Hunan (China).

Los precios de las viviendas nuevas en 70 grandes ciudades chinas aumentaron un promedio del 0,13% en marzo con respecto a febrero, según los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas de China, publicados tras la apertura postcoronavirus. Los datos excluyen las viviendas subsidiadas por el estado, pero suscitan gran interés global por cuanto son las primeras cifras disponibles del país primero en pasar la pandemia.

En enero y febrero, pico del Covid-19 en el país asiático, las transacciones y lanzamiento de nuevos proyectos se vieron frenados en una caída media que va desde el 15% al 40%, tal como publicó brainsrenews. Así, la venta de inmuebles cayó un 35,9% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, mientras la superficie de activos vendidos descendió un 39,9%.

Fuentes de la Oficina justifican este estancamiento de los precios en que “casi no hubo transacciones ya que las personas se quedaron en casa”. Sin embargo, hay divergencias importantes en las principales ciudades; de hecho el mes pasado, los precios en aproximadamente una cuarta parte de las ciudades monitoreadas por la Oficina de estadísticas se consideraron sin cambios debido a la falta de actividad.

Así, si se analiza el crecimiento interanual de los precios en Pekín (Beijing) la subida es del 4,1%, aunque en el mes de marzo frente a febrero no se registraron cambios. La oficina usa un índice con base 100 desde 2015. El crecimiento desde entonces ha sido del 44%, lo que confirma el sobrecalentamiento que ya venía sufriendo el mercado residencial en algunas de las principales ciudades chinas.

En el caso de Wuhan, la ciudad más castigada por la pandemia, los precios no variaron de febrero a marzo tampoco, pero han crecido un 9,5% en el interanual. Shanghai ha visto disminuir sus precios un 0,1 en el mensual, pero desde marzo de 2019 al mismo mes de este año los precios crecieron un 2,4%. También han descendido los precios mensuales de Shenzhen y Guangzhou, las ciudades más cercanas a Honhg Kong, en concreto un 0,5%.

Desde la oficina gubernamental precisan que más allá de la distorsión de febrero debido al brote, el crecimiento de los precios en marzo sigue siendo más débil que en enero.

Ventas con descuento

Los valores para las viviendas de segunda mano, que están libres de la intervención del gobierno, aumentaron un 0,05% después de un ligero descenso en febrero.”La demanda de viviendas se está recuperando gradualmente a medida que la economía y la vida recuperan la normalidad”, señalan en el comunicado remitido junto a los datos.

Lo cierto es que según el analista de CGS-CIMB Securities, Raymond Cheng, los principales promotores de viviendas del país “han logrado transacciones mejores de lo esperado al ofrecer descuentos de precios de entre el 5 por ciento y el 10 por ciento“. “Las ventas se están recuperando rápidamente a medida que las autoridades permiten a los comercializadores abrir agencias y los agentes de propiedad realizan visitas”, añadió.

A pesar de las noticias tranquilizadoras, sigue circulando la tesis de nuevos rebrotes del virus. En caso de nuevos cierres de ciudades, las consecuencias del mercado inmobiliario podrían ser similares al golpe sufrido durante la crisis financiera mundial de 2008, según S&P Global Ratings.

Inversión en caída

La inversión en el sector inmobiliario en su conjunto, es decir, en infraestructura, manufactura y desarrollo inmobiliario disminuyó en el primer trimestre de este año un 19,7%, un 2,52% y un 7,7% respectivamente, según los datos de la Oficina.

La superficie útil de los edificios comerciales vendidos alcanzó los 219,78 millones de metros cuadrados, con una caída del 26,3%; y las ventas totales de edificios comerciales descendieron también un 24,7%.

Los datos están en consonancia con la histórica caída del Producto Interior Bruto (PIB) de China, que cayó un 6,8% en el primer trimestre del año. Es la primera contracción de la economía desde 1976, lo que confirma el impacto causado por la pandemia del coronavirus.

La contracción es peor a la prevista por los analistas y supone la primera interrupción del crecimiento de la considerada ‘fábrica’ del mundo. Por el lado de la actividad industrial, las noticias tampoco son de momento muy halagüeñas: el PMI de marzo refleja que la economía se sigue contrayendo, aunque a un menor ritmo que en febrero (46,7 puntos frente a los 27,5 del mes anterior); mientras que la inflación situó su tasa interanual en el -1,5%, acusando no solo los precios de la energía, sino también la debilidad de la demanda.

B-Exclusives

Latest news