InicioCompañíasLos fondos in...

Los fondos internacionales preparan ventas masivas para este verano

Los inversores están trabajando ya en lanzar al mercado varias carteras, movimiento que quieren activar en cuanto finalice el estado de alarma y ejecutar este verano.

Blackstone oficina en Manhattan 1024x664 1 1

Los grandes fondos internacionales han decidido acelerar sus desinversiones en España, debido al impacto en la economía que ha provocado el coronavirus. Así, estos inversores han cambiado su política de ventas, pues en la anterior crisis realizaron compras masivas de carteras a los bancos, según informa El Confidencial, mientras que ahora han optado por ajustar los precios para cerrar dichas desinversiones.

Los fondos están trabajando ya en lanzar al mercado varias carteras, movimiento que quieren activar en cuanto finalice el estado de alarma y ejecutar muy rápido en verano, con la idea de poder cerrar los acuerdos antes de otoño, según afirman varias fuentes implicadas.

Para deshacerse pronto de los activos están estas compañías están dispuestas a ajustar drásticamente los precios, algo a lo que se negaban hasta ahora y que dificultó el cierre de operaciones en 2019, al estar las aspiraciones de los vendedores por encima de las ofertas de los compradores.

Un ejemplo de este desequilibrio lo protagonizó Blackstone, que tanto en oficinas, con Corona, como en viviendas, con Fidere, renunció a sus intenciones de vender grandes lotes y, para alcanzar sus elevadas expectativas de precio, optó por retirarlas del mercado y trocear. Ahora, tanto el fondo estadounidense como el resto de jugadores del mercado -Cerberus, Bain, Lone Star, entre otros- son conscientes de que la situación ha cambiado.

Así, los asesores de estos grandes fondos estarían ya trabajando para lanzar carteras a partir de julio, tanto préstamos NPL como activos (REO). En el caso de estos últimos, los fondos están dispuestos a ajustar sus precios en una horquilla que, según las fuentes consultadas por El Confidencial, mientras que entre los activos, el ajuste puede oscilar entre el 15% y el 50%, ya que muchos de estos inmuebles vienen de operaciones a derribo realizadas en 2013 y 2015, con lo que el ciclo inversor ya está cumplido y, en muchos casos, incluso ajustando ahora precio sacarán ganancias. Asimismo, El segundo, este tipo de inmuebles, debido a la crisis, ahora se enfrentan a una serie de riesgos como morosidad, quitas y rebajas de rentas o entrada en concursos de empresas inquilinas en estos inmuebles.

B-Exclusives

Latest news