InicioHotelesLos grandes f...

Los grandes fondos buscan oportunidades en el hotelero español

El severo impacto que va a tener el sector turístico español ha provocado que inversores oportunistas pongan el foco en este tipo de inmuebles.

BENI Playa 3
Zona de Poniente de Benidorm

Apenas dos semanas después del decreto del estado de alarma en España para frenar la pandemia del Covid-19, los expertos inmobiliarios no dudan en señalar al negocio hotelero como el más castigado por esta crisis.

A la prohibición de realizar viajes durante al menos pasada la Semana Santa, junto al cierre obligatorio de todos los establecimientos turísticos, ha dejado a los dueños de hoteles, como cadenas y empresas inmobiliarias, en situaciones muy complejas que podría llevarles al traspaso de establecimientos.

Éste es el escenario que manejan algunos fondos de inversión que comienzan a analizar el mercado hotelero español para posibles operaciones oportunistas. Blackstone, Lone Star y Starwood son algunos de los fondos que han mostrado interés por este tipo de operaciones, señala Expansión. En este sentido, Blackstone ya ha protagonizado destacadas operaciones en el mercado hotelero español, donde posee numerosos activos, como los adquiridos a la Socimi Hispania tras lanzar una opa sobre la misma a comienzos de 2018, y que canaliza a través de la plataforma HIP Partners.

El cierre de hoteles y cancelación de viajes ya ha provocado las primeras caídas, así las ventas en el turismo cayeron un 87,3% en los primeros 17 días de marzo, según una encuesta confidencial de Exceltur a la que ha tenido acceso Brainsre.news.

La patronal baraja diferentes escenarios y cifras en función de la duración de la crisis que ha provocado el Covid-19. El marco más positivo calcula que la crisis dure sólo hasta que concluya abril, así las pérdidas serían de 19.516 millones de euros. Si la crisis se alargase dos meses más -hasta finales de junio- entonces el sector podría perder más de 39.000 millones y estarían en riesgo unos 350.000 puestos de trabajo la mayoría afectados por ERTEs, se iría a pique la temporada estival; pero habría posibilidad de salvar parte del verano. Por último, hay un tercer escenario, peor que los anteriores, en el que esta situación se podría alargar seis meses –hasta finales de agosto- y el impacto sería de unos 62.400 millones de euros. Si esto pasase, se perdería casi un tercio de los ingresos del turismo previstos antes del Covid-19.

B-Exclusives

Latest news