InicioComercialLa 'guerra' e...

La ‘guerra’ entre inquilinos y centros comerciales no cesa: llegan 150 peticiones de rebajas

Compañías como Unibail Rodamco Westfield, Carmila o Klepiérre se enfrentan a más de un centenar de demandas de sus inquilinos que reclaman el pago de un alquiler proporcional a sus ingresos post-Covid, mientras otras 150 peticiones siguen en negociación.

El decreto del Gobierno para rebajar el alquiler de los comercios afectados por las restricciones impuestas por el coronavirus ha generado controversia y mucha resistencia en centenares de comercios en toda España, y también entre los situados en grandes centros comerciales. 

La norma estatal establece como punto más complicado que para que un comercio solicite a su arrendador una rebaja del 50% alquiler debe demostrar caídas de facturación del 75% y no tener más de 50 empleados.

Asimismo, en última instancia, es el propietario del local el que decide si rebaja el alquiler o lo cobra íntegro en un plazo de 24 meses. “La mayoría de propietarios optan por lo segundo”, señalan desde el bufete Fielsfisher Jausas, quien representa a un colectivo agrupado en torno a la Asociación de Comerciantes de Centros Comerciales (PAC).

De hecho, la Cámara de Barcelona reclamó ayer al Gobierno que retire el decreto sobre arrendamientos comerciales aprobado en diciembre, porque considera que “favorece más a los grandes propietarios”, según declaraciones recogidas por Europa Press.

La propuesta de los comerciantes

El conflicto se extiende a muchos centros comerciales, pero los de Unibail-Rodamco (URW), Carmila y Klépierre están más implicados, y por territorios, en Cataluña.

El desacuerdo es tal, que a finales de diciembre, justo después de la firma del decreto, gran parte de los comerciantes se unieron bajo el paraguas de la PAC, que reúne a más de 400 compañías. El bufete Fieldfisher Jausas representa a alrededor de 300 empresas que intentan conseguir un descenso en el precio del alquiler. 

Desde la Asociación de Comerciantes han pedido al Gobierno que modifique el decreto para facilitar las rebajas y ultiman la presentación de demandas por responsabilidad patrimonial de las pérdidas que las restricciones les están ocasionando.

Demandas

Jausas Fielsfisher ya ha interpuesto 120 demandas para que los alquileres caigan de forma proporcional a los ingresos. “El lado positivo es que hemos cerrado más de 30 acuerdos y siguen abiertas 150 negociaciones”, confirman a brainsre.news en el bufete de abogados.

Mientras, los tres grandes operadores franceses no han aceptado la propuesta de la PAC, que planteaba adaptar el pago de la renta a las ventas de 2020 y 2021 o quitas parciales en el alquiler a cambio de retirar las demandas interpuestas y de no seguir litigando en un futuro.

En esta línea, “no podemos comentar casos individuales, pero estamos estudiando todas las posibilidades y trabajando activamente en los procesos de negociación”, explica a este diario fuentes del operador Unibail Rodamco Westfield (URW). Desde Carmila, han declinado contestar.

Cataluña, la más afectada

En Cataluña, la situación se ha enquistado aún más, al aplicar mayores restricciones al comercio, y aprobar su propio decreto, más restrictivo que el nacional. Hay que recordar que, desde el 4 de febrero, el Plan Territorial de Protección Civil de Cataluña (Procicat) ha decidido prorrogar dos semanas más gran parte de las restricciones vigentes en Cataluña, que incluyen el cierre del comercio no esencial durante el fin de semana y de los establecimientos de más de 400 m2 y centros comerciales toda la semana.

La norma catalana obliga a rebajar un 50% el alquiler de los locales comerciales cerrados temporalmente por la pandemia en caso de que el inquilino y el arrendador no alcancen un acuerdo. La estatal obliga a acreditar una caída del 75% de la facturación en diciembre para poder optar a la rebaja del alquiler y ofrece al arrendador la posibilidad de aplicar una moratoria en el pago.

Denuncias

Así, las entidades de retail Comertia y Barcelona Oberta denunciaron a finales de enero que los centros comerciales operados por el grupo francés Unibail-Rodamco-Westfield (URW), como La Maquinista, Glòries o Splau, se “negaban a acordar una rebaja de los alquileres con las tiendas pese a las múltiples restricciones públicas que les impiden abrir”.

Desde URW, precisan a brainsre.news que “en lo relativo a los tenants de los centros de Barcelona y en relación a las recientes informaciones publicadas, como en el resto de centros, desde el principio Unibail-Rodamco-Westfield ha estudiado de forma individual las necesidades y problemáticas de todos sus inquilinos en los centros y continúa trabajando en esta línea para ofrecerles el mejor apoyo”.

En este sentido -aseguran- “la información que se ha difundido sobre la negativa de los propietarios para sentarse a negociar no es cierta, ya que Unibail-Rodamco-Westfield analiza cada caso, considerando las necesidades de cada inquilino y sus circunstancias específicas, para valorar cuáles son las mejores soluciones y las más adecuadas en cada caso concreto”.

Retrasos en las ayudas

Pero no es el único frente abierto con el comercio: los inquilinos de Aena estudian presentar una demanda colectiva por abuso de posición de dominio.

Los comerciantes también han denunciado el retraso en las ayudas que establecía el decreto de diciembre, que venía con un paquete por importe de 4.220 millones de euros para la hostelería, el turismo y el comercio, tres de los sectores más afectados por la crisis sanitaria. El número potencial de locales beneficiarios serían 190.000, de los que 33.000 corresponderían a locales relacionados con el turismo y 157.000 a locales comerciales.

Brainsre.com  Plataforma de Big Data inmobiliario

El sector comercial está siendo uno de los más afectados por la crisis sanitaria del Covid-19, debido al confinamiento y a las numerosas restricciones a las que se está enfrentando tanto en aforo como en horarios.

De hecho, actualmente los comercios siguen viéndose obligados a cerrar en muchos municipios donde la tasa de incidencia es muy alta y en aquellos donde se puede abrir, se observan desplomes de afluencia de hasta un 40% en centros comerciales. Así, en el tercer trimestre del año 2020 el precio de las transacciones alcanzó su precio más bajo de los últimos 17 años, 1.238 euros por m2, según los datos de la plataforma de big data inmobiliario Brainsre. Y de hecho, los precios de publicación del cuarto trimestre de 2020 ya referencian una cifra de 975 euros por m2.

www.brainsre.com

B-Exclusives

Latest news