Las viviendas turísticas, al 15% de ocupación, tendrán pérdidas de 9.000 millones

El sector de los pisos turísticos acumula pérdidas de más de 6.200 millones de euros y se prevé que estos números rojos se eleven hasta los 9.000 millones al cierre de 2020, según Fevitur.

shutterstock 155139158

El sector de las viviendas de uso turístico registrarán pérdidas cercanas a los 9.000 millones de euros este año como consecuencia de la parálisis del sector turístico a causa de la pandemia del covid-19.

Esta es la estimación de la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur), tras cerrar el tercer trimestre del año, con unas pérdidas acumuladas de 6.200 millones de euros.

Para este sector, los meses más duros han sido los de verano. Cada año se prevén ocupaciones más altas por la gran demanda que tiene esta modalidad alojativa. Sin embargo, en 2020, la ocupación media estimada ha sido del 15% en el conjunto de España, lo que supone un desplome de hasta el 70% respecto a 2019.

En concreto, las zonas más afectadas han sido las islas Baleares y Canarias, debido a la gran dependencia del turismo extranjero y a la conectividad aérea.

También han sufrido las grandes capitales y destinos de negocios como Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla o Málaga. Mientras que el impacto ha sido menor en destinos de interior, beneficiados por el turismo nacional, como Aragón, Cantabria o Galicia. 

Reactivación en Semana Santa

El presidente de Fevitur, Tolo Gomila, mantiene la esperanza de que pueda darse una «reactivación discreta» a partir de la Semana Santa de 2021.

No obstante, la patronal prevé que la recuperación no se producirá de manera homogénea en todo el territorio. «Tendrán más dificultades los destinos de negocios, por la implantación definitiva del teletrabajo o la situación económica de las empresas, así como los archipiélagos por su dependencia de la conectividad aérea», ha apuntado el presidente de la asociación.

Por otra parte, el sector considera que las viviendas de uso turístico saldrán más reforzadas de la crisis que otros tipos de alojamiento. «Vemos en la elección de los clientes una tipología de alojamiento donde no se compartan zonas comunes», ha asegurado Gomila.

Del alquiler turístico al tradicional

La caída de la ocupación ha provocado que muchos propietarios de viviendas de uso turístico hayan decidido pasarse al alquiler tradicional a través de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

Aunque no lo han hecho como vivienda principal, es decir, en régimen de alquiler de 5 a 7 años en función de si el arrendador es persona física o jurídica, sino bajo el modelo de arrendamiento de temporada, que es otra figura de la LAU que permite el alquiler por meses.

Este traspaso se está produciendo sobre todo en Madrid y Barcelona. No obstante, desde la patronal señalan que es una situación temporal.

B-Exclusives

Latest news