InicioResidencialLa venta de v...

La venta de viviendas de segunda mano caerá un 47% en 2020, según Notegés

La consultora prevé que en 2020 se venderán 264.000 viviendas de segunda mano, lo que supone un 47% menos que el pasado año.

Promoción vivienda Oviedo Sareb

La red de agentes inmobiliarios Club Notegés prevé para este año una caída en las ventas de inmuebles de segunda mano del 47%, lo que supone unas ventas totales a cierre de ejercicio de 264.000 viviendas. Frente a estos datos, José Luis Jimeno, director general de la consultora, predice que en 2021 habrá un incremento de las operaciones hasta las 375.000 unidades, lo que supondría un 25,04% menos que en 2019 aunque ya con importante mejora del 42% con respecto a las expectativas de éste 2020.

Los datos muestran que, “si finalmente concluye el confinamiento antes de fin de mayo, el sector se va recuperar muy lentamente con un 30% de las ventas del año pasado en el mes de junio, un 40% en verano, 50% septiembre y 60% el último trimestre del año”.

Asimismo, estos datos extraídos del análisis de las ventas del año pasado del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y enfrentadas a los datos de los dos primeros meses de 2020 del INE y de los agentes inmobiliarios del país , revelan que “si para final de año se comienza a recuperar el turismo y recuperamos parte de la inversión para vivienda vacacional, esta estimación se situaría al 75% para 2021”, detallan desde Notegés Consulting.

Aplazamiento de las compras

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) nos enfrentamos a la peor recesión desde 1930 y en España el 98,93% del tejido empresarial está compuesto por autónomos o pymes de uno a nueve trabajadores, “empresas muy vulnerables y de baja solvencia por lo que muchas de ellas no van a sobrevivir”, afirma Jimeno.

Las malas previsiones de los expertos se fundamentan también en que la población activa española está compuesta por 22,5 millones de personas de las cuales, algo menos de la mitad, están en estos momentos en sectores de máximo peligro y, la otra mitad, que aunque en teoría no deberían tener problema para seguir consumiendo, “se espera que aplacen sus decisiones de inversión y compra porque todos tienen pintado el miedo en la cara, siendo la falta de confianza el peor enemigo para que se recupere la demanda”.

B-Exclusives

Latest news