InicioNPL & REOBlackstone es...

Blackstone estudia apuntarse millonarias provisiones por su gran inversión en España

El Banco Santander y Blackstone comparten preocupaciones a cuenta de Qasar, la sociedad creada sobre los 30.000 millones en activos tóxicos de Banco Popular.

Blackstone oficina en Manhattan 1024x664 1

Proyecto Quasar Investments, la sociedad hólding que agrupaba inicialmente la cartera inmobiliaria de Banco Popular y la plataforma de comercialización Aliseda, fue creada en 2019 por ambas sociedades. Al tiempo, se ha sabido que Diego San José, director general del negocio inmobiliario del fondo Blacsktone en España, deja la firma.

Blackstone tiene el 51% del capital de la nueva compañía y se ocupa también de su gestión. Santander posee el 49% restante del accionariado, pero la operación básicamente le permitió sacar de su balance los activos dañados de Popular.

El quid de la valoración

Estos activos del Popular fueron tasados en 10.000 millones, y aquí radica el problema. La tasación de miles de activos en un tiempo récord de semanas ha generado polémica sobre el acierto en la valoración. El Confidencial señala este viernes que varias fuentes próximas a Quasar aseguran que el fondo estadounidense ha decidido hacer millonarias provisiones para sanear las pérdidas que ya ha tenido, aunque no precisa el importe de esas provisiones.

Este medio ha consultado a la firma de capital riesgo si estudió llevar a su socio a los tribunales y si renuncia a ejercer esta opción en el futuro, y un portavoz oficial ha declinado hacer ningún comentario. Desde la entidad, tampoco han querido pronunciarse.

Igualmente,  informa de que el Santander puede anunciar un nuevo ajuste en 2020 debido al impacto del covid en el negocio de Quasar. El banco presidido por Ana Botín tenía en su balance un riesgo valorado en 1.351 millones a finales de 2019 —últimas cifras oficiales—, tras un deterioro de 350 millones desde el minuto inicial de la sociedad.

Pérdidas en Aliseda

En paralelo, Aliseda, el ‘servicer’ inmobiliario de Quasar, perdió 161,8 millones en 2019, mientras que un año antes registró unos números rojos de 21,6 millones.

Las cuentas de Aliseda se han visto afectadas por un cargo de 124 millones para sanear el fondo de comercio y otros activos de la compañía, al empeorar las perspectivas de negocio. Según los miembros del consejo de administración, este deterioro de valor es consecuencia de la modificación de las perspectivas en el medio plazo del desarrollo del plan de negocio del grupo.

Aliseda gestiona la antigua cartera de Popular, representa el 75% de su cifra de negocio, y también activos que son propiedad de Santander, suponen el otro 25% de la facturación.

B-Exclusives

Latest news