InicioCompañíasLas grandes i...

Las grandes inmobiliarias estrenan nuevas estructuras de financiación

En lo que va de año, las principales inmobiliarias españolas han acudido a bancos, se han estrenado en el MARF con pagarés o han emitido bonos verdes, entre otras vías, para financiarse.

Las grandes compañías inmobiliarias estrenan nuevas estructuras financieras

“La financiación va a ser el gran desafío del sector inmobiliario”, aseguraba a finales de junio Ramón Gayol, socio de Corporate Finance para Real Estate de KPMG España, en un encuentro virtual organizado por la ‘big four’ y Brainsre.news.

Según comenta KPMG, las condiciones de financiación se han endurecido por la situación de incertidumbre provocada por la pandemia de coronavirus, la regulación y la propia reestructuración de la banca.

Alfonso Agulló, responsable de Commercial Real Estate de Banco Santander España, reconocía en el mismo evento que “hay ciertos activos, que han sido más impactados por el Covid, en los cuales estaremos tomando medidas y siendo un poquito más cautelosos“.

Ante esta coyuntura, las grandes empresas inmobiliarias españolas han acudido a entidades financieras, han emitido bonos verdes o se han estrenado en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) con programas de pagarés, entre otras vías, con el objetivo de financiarse. En este sentido, Gayol ya auguraba que “se van a modificar las estructuras de capital de las compañías”.

Financiación tradicional

Aunque las propias entidades reconocían que habían incrementado los requisitos para financiar activos inmobiliarios, el grifo no está cerrado del todo.

Por ejemplo, a finales de enero, Banco Sabadell concedió dos financiaciones que sumaban 300 millones de euros a la promotora inmobiliaria Culmia, antigua Solvia Desarrollos Inmobiliarios. En concreto, Sabadell otorgó un préstamo hipotecario de 150 millones para el lanzamiento de varias promociones y otro corporativo, también de 150 millones, para operaciones de compraventa de suelos.

También la cotizada Urbas formalizó varios acuerdos de financiación con diferentes entidades para reducir su deuda en más de 81 millones de euros. La compañía especializada en la promoción inmobiliaria explicó que la reducción de su deuda “ha sido uno de los principales objetivos de su consejo de administración para el óptimo desarrollo del plan de negocio y para poder reforzar la posición de la empresa”.

Por su parte, ING se encargó de dotar de financiación a la mayor operación inmobiliaria de 2021: la compra de la cartera Montepino por parte de Bankinter.

Bonos y bonos verdes

Frente a la financiación tradicional, otras inmobiliarias han optado por nuevas fórmulas.

A mediados de marzo, Vía Célere anunció la emisión del primer bono verde de una promotora residencial en el mercado europeo. El bono, de 300 millones de euros a cinco años y con un cupón final del 5,25%, recibió una fuerte demanda de inversores internacionales. La empresa explicó que los fondos se iban a utilizar para financiar la construcción de edificios residenciales energéticamente eficientes.

Casi un mes después, Neinor Homes anunció la emisión de bonos por valor de 300 millones de euros. Concretamente, la promotora residencial dijo que iba a destinar el dinero al pago de deuda propia y de su adquirida Quabit. Además, señaló que iba a invertir en vivienda en alquiler.

Ya en mayo, Aedas Homes emitió un bono verde para refinanciar su deuda e invertir en proyectos sostenibles. La promotora controlada por el fondo Castlelake emitió un bono de 315 millones de euros con vencimiento en cinco años.

Ese mismo mes, Metrovacesa captó 30 millones de euros dentro del programa de bonos, con un volumen total de 100 millones, que registró unos días antes en el MARF. La promotora cotizada indicó que los fondos obtenidos se iban a destinar a financiar el desarrollo de proyectos ‘build to rent’ con el objetivo de consolidar el crecimiento de la empresa.

Además, a mitad de junio, Colonial cerró una operación de emisión de deuda por un importe total de 500 millones de euros. Según explicó la Socimi, la emisión de bonos, con vencimiento en junio de 2029, devengará un cupón del 0,75%. Esta emisión llegó después de que Colonial realizara otro cambio en su estructura financiera. Concretamente, la compañía anunció una invitación de oferta de recompra de bonos por valor de 1.100 millones. La empresa pidió a los titulares de los bonos por importe de 500 y 600 millones, con vencimiento en 2023 y 2024, respectivamente, que realizaran una oferta de venta a cambio de efectivo. Finalmente, la Socimi fijó en 375 millones la recompra de bonos.

Pagarés

A principios de abril, La Finca Global Assets, Socimi controlada por la familia García-Cereceda, registró en el MARF su primer programa de pagarés, con un saldo vivo máximo de 30 millones de euros. Según informó Bolsas y Mercados Españoles, con este programa, La Finca iba a poder acceder a nuevos inversores para diversificar sus fuentes de financiación.

En junio, Aedas volvió a recurrir a la renta fija para diversificar sus fuentes de financiación. En concreto, la promotora incorporó al MARF un programa de emisión de pagarés con un saldo vivo máximo de 150 millones. El plazo de vencimiento se fijó en 24 meses.

Por último, también en junio, la inmobiliaria Renta Corporación registró un programa de pagarés en el MARF con un saldo vivo de 50 millones de euros y una vigencia de un año. Según el documento de incorporación de pagarés, el negocio de Renta Corporación “sigue estando muy ligado a la posibilidad de disponer de financiación externa”. La empresa dijo que pretendía financiar parte de sus actividades con este nuevo saldo.

B-Exclusives

Latest news