InicioMercadoFortaleza y s...

Fortaleza y solidez, las claves del sector para impulsar la recuperación económica

Para Ricardo Martí-Fluxá, presidente de ACI, es clave para el sector interpretar y resolver las nuevas necesidades inmobiliarias de la sociedad.

No hay duda de que el 2020 ha sido un año retador para todos y el sector inmobiliario no ha sido la excepción. El confinamiento vivido en los primeros meses del año y la posterior desescalada han sido experiencias que nos han aportado nuevos aprendizajes como sociedad.

Para el sector inmobiliario, el pasado año supuso la demostración de la fortaleza y solidez de una industria que va a ser esencial para la recuperación económica que se iniciará este año que apenas estamos empezando. 

En el 2020 se ha redescubierto la importancia del hogar, lo que tenido consecuencias positivas y negativas para el sector inmobiliario y de la construcción. Durante semanas, la vivienda se convirtió en el escenario de todo nuestro día a día: fue una oficina, una escuela, un centro comercial, una panadería y hasta un gimnasio.

Tantas horas en casa irremediablemente han dado lugar a un replanteamiento de las necesidades de las personas, lo que a su vez se ha traducido en nuevas tendencias a las que el sector inmobiliario tendrá que ser capaz de dar respuesta, ofreciendo soluciones flexibles para una sociedad cada vez más exigente, más conectada y más preocupada por las implicaciones medioambientales. 

Impacto en el terciario

Y de la misma forma que le ha ocurrido al residencial, las oficinas y los centros comerciales también han sufrido el impacto de la pandemia provocada por la COVID-19. Con la implantación del teletrabajo se ha empezado a cuestionar ya no solo el papel de las oficinas sino incluso su utilidad. Casi un año después, no cabe duda de que los centros de trabajo presenciales van a continuar siendo un elemento fundamental para las empresas. Los modelos de trabajo híbridos permitirán configurar nuevos espacios modulares y sostenibles y más tecnológicos.

Lo mismo ha sucedido con los centros comerciales, muy perjudicados a consecuencia de las medidas sanitarias. Sin embargo, el comercio también ha vivido un crecimiento destacable como consecuencia del ecommerce, acelerando en pocos meses un proceso en marcha desde hace años y despertando un gran interés entre inversores nuevos y tradicionales. 

Contra todo pronóstico, el sector fue uno de los primeros en reactivarse en junio, debido, en gran medida, al bajo nivel de endeudamiento con respecto a crisis anteriores. Pero también gracias su probada solidez como sector estratégico, como demuestra que se hayan puesto en marcha algunos de los proyectos más importantes de los últimos años, planeados antes del estallido de la pandemia, a pesar de las circunstancias. 

Generación de empleo

Conscientes de que las secuelas del año que dejamos atrás van a perdurar en el tiempo, afrontamos el nuevo año con optimismo y confianza, pero también con prudencia. No será fácil ni breve, pero no debemos olvidar que contamos con un sector inmobiliario capaz de generar empleo de calidad y con capacidad para comprender y satisfacer las demandas de más espacios abiertos, más ecommerce, más centros logísticos y más espacios comerciales. Y todo ello va a configurar nuestras ciudades y la calidad de vida de los ciudadanos.

El sector inmobiliario puede desempeñar un papel esencial en la recuperación económica y 2021 será la ocasión de demostrarlo. Ante nosotros tenemos una nueva página en blanco, apostemos por trabajar de la mano de otros agentes, mediante la colaboración público-privada y junto a las entidades financieras. Aprovechemos este reto para convertirlo en una oportunidad para impulsar la transformación de nuestras ciudades

B-Exclusives

Latest news