InicioCoronavirusAsí es el inm...

Así es el inmobiliario postCovid según los CEO’s de Aedas, Colonial, Vía Célere y Grosvenor

El encuentro virtual organizado por ULI ha pivotado sobre el modo en que la pandemia ha modificado, tanto el modo de negocio de diversos sectores, como la búsqueda de financiación.

edificios rascacielos inversion oficinas fuente shutterstock 1024x683 1

El Urban Land Institute (ULI) ha presentado este miércoles el informe COVID-19: Impacto en el sector inmobiliario. Este estudio ha sido elaborado por ULI Spain con el fin de analizar el impacto de la COVID-19 en el sector.

El encuentro virtual organizado por ULI ha pivotado sobre el modo en que la pandemia ha modificado, tanto el modo de negocio de diversos sectores, como la búsqueda de financiación. La cita ha contado con la participación de Fátima Sáez del Cano, Executive Director de Grosvenor Europe; Pere Viñolas, CEO de Inmobiliaria Colonial; David Martínez, CEO de Aedas Homes; y José Ignacio Morales Plaza, CEO de Vía Célere.

Alternativas de financiación

Así, los directivos han coincidido en señalar que el mercado se encuentra en un momento en que la percepción de entidades financieras y empresas sobre el riesgo son distintas, «lo que se traduce en un gap entre la financiación tradicional al 3% y la alternativa a doble dígito, que en algún momento se cubrirá«, explicó David Martínez, CEO de Aedas Homes. «Hay un desajuste entre el riesgo de retorno que dibuja la financiación y el de los promotores», coincidió en señalar José Ignacio Morales Plaza, CEO de Vía Célere.

Por su parte, Fátima Sáez del Cano, Executive Director de Grosvenor Europe, puso el acento en las condiciones de negociación actuales para un inversor, «mucho más volátiles, con el añadido del encarecimiento de la financiación».

¿Periferia o centro?

A nivel urbanístico, no parece que vaya a cambiar la tendencia contemporánea hacia una ciudad compacta. Las consecuencias estarán más bien relacionadas con una cierta reorganización interna y, aunque las zonas muy pobladas podrían estar asistiendo a un leve traslado de habitantes hacia zonas menos densas en la periferia, no parece probable que se produzca un traslado masivo hacia entornos no urbanos.

Un posible aumento del trabajo a distancia puede hacer los límites más difusos entre espacios más difusos entre espacios laborales y viviendas. «Un modelo de ciudad de mayor hibridación de usos que el actual, en donde convivan mezclados viviendas, oficinas, comercios y servicios básicos«, describió Alfonso Benavides, presidente de ULI Madrid, que ha ejercido de moderador. «La construcción de complejos de uso mixto en la ciudad es una tendencia que pondrá en valor los edificios», precisó el CEO de Colonial.

Esto supondría una cierta crisis del modelo de los grandes centros exclusivamente financieros, que en algunos casos ya estaban en cuestión debido a su falta de vitalidad en ciertas franjas horarias o carencia de servicios. En cualquier caso, las grandes ciudades seguirán conservando el atractivo y las ventajas que supone la proximidad física entre residencias, empresas, servicios y transportes.

Flexibilidad en oficinas

El impacto del teletrabajo en la vida, familiar y laboral, también tiene su reflejo en el mercado de oficinas. Pere Viñolas, CEO de Colonial, ha insistido en la preocupación de las empresas por «redefinir el concepto del coste por empleado y su relación con los metros cuadrados disponibles«. Un cambio de percepción, directamente relacionado con el mantenimiento de las rentas.

En cualquier caso, la directiva de Lar España aseguró que la oficina «volverá, pero con otros formatos».

Nuevas tendencias en vivienda

Las principales consecuencias negativas de la crisis sanitaria sobre las viviendas corresponden a la venta de la vivienda colectiva, en especial la de segunda mano, en zonas con mayor densidad de población. Sin embargo, contrariamente a lo que se ha visto y leído en algunos medios, la vivienda de obra nueva, así como la de segunda mano unifamiliar, presentan una tendencia positiva en las ventas y, en algunos casos, un cierto repunte de los precios, precisan en el informe de ULI.

Las familias parecen estar dando un mayor valor a las características específicas de la vivienda y menos a su localización. Algunas de las cuestiones más valoradas por el momento son la superficie de la vivienda, la presencia de espacios exteriores privativos, unas buenas condiciones de ventilación, distribuciones con espacios flexibles y adaptables, con algún espacio interior multiuso y disponibilidad de plaza de aparcamiento. Estas nuevas tendencias podrían suponer una revisión de los modelos de vivienda. La renovación de las viviendas existentes es –quizás hoy más que nunca– tanto una necesidad, como una oportunidad.

Otra de las conclusiones iniciales es que el acceso económico a la vivienda será aún más complicado tras la pandemia, en especial para jóvenes y familias con bajos ingresos. De ahí, los nuevos modelos de viviendas en alquiler, como el built to rent; de convivencia, como el coliving o el cohousing; o de inversión, como la llamada inversión de impacto, que suponen nuevas oportunidades para rebajar la tensión del mercado, aunque requerirían de actualizaciones de las normativas urbanísticas y jurídicas que las amparen.

El Urban Land Institute, que cuenta con más de 45.000 miembros en todo el mundo, tiene como misión perfilar el futuro del sector inmobiliario para lograr un impacto transformador en las comunidades de todo el mundo.

B-Exclusives

Latest news