InicioResidencialLos valorador...

Los valoradores descartan grandes caídas en el precio de la vivienda

El precio de la vivienda experimentará caídas moderadas o incluso estabilidad en 2020, pero la recuperación será tardía y en 2021 seguirá registrando ajustes, según expertos del sector de la tasación.

alquiler vivienda 1

El precio de la vivienda no sufrirá grandes variaciones en la media nacional en 2020 y no habrá caídas bruscas a corto plazo, según el estudio realizado por la Asociación Española de Análisis de Valor (AEV).

De hecho, un 50% de los expertos de las sociedades de tasación, miembros de la asociación y otros profesionales del sector que han participado en el observatorio coinciden en que habrá un descenso de precios a ritmos bajos (inferiores al 2%) durante el segundo y tercer trimestre de 2020, una muy leve caída 0,23% en el cuarto trimestre y un nuevo repunte a partir del inicio de 2021.

No obstante, vaticinan que aunque en el 2020 los precios podrían experimentar caídas muy moderadas o incluso una relativa estabilidad, «la recuperación será mucho más tardía», pues «durante 2021 seguirán experimentándose ajustes en los precios, por razones macro y microeconómicas tales como la recesión global, la caída del empleo, la paralización
del volumen de transacciones y la derivación de los recursos y ayudas públicas a otros
sectores más afectados por el confinamiento».

Interés por el alquiler

Según el informe, hasta comienzos del mes de abril el alquiler residencial seguía siendo una alternativa de inversión interesante, con unas tasas de capitalización altas, que «podrían ajustarse a la baja si la pandemia conllevase un debilitamiento definitivo de la demanda».

De hecho, más de un 80% de los expertos creen que es probable que en los próximos meses descienda ligeramente el interés de los inversores por el alquiler residencial, dado que el previsible aumento del nivel de paro, la ralentización en la llegada de demanda extranjera, la posible reducción de la movilidad estudiantil y la pérdida de capacidad adquisitiva de la demanda conllevarían un ajuste en las rentas y también en las rentabilidades.

No obstante, el resto de los participante opina que habrá preferencia por el alquiler frente a la compra, lo que tenderá a reforzar el modelo ‘build to rent’, considerando que los precios de las rentas se ajustarán de forma mucho más moderada que los de venta.

La oferta disminuirá

Según el informe, ya a finales de 2019, se dejaba entrever una futura disminución de la producción de viviendas, un hecho sin relación con la crisis del Covid-19, pero que se intensifica por esta.

La gran mayoría de los expertos considera que la oferta de viviendas se reducirá por «las dificultades que muchas empresas constructoras habían comenzado a enfrentar ya durante el segundo semestre de 2019». Asimismo, opinan que el problema fundamental residirá en la debilidad de la demanda que, a pesar del proceso de recuperación del sector experimentado en los últimos años, «todavía arrastra desequilibrios financieros,
laborales y demográficos tales como bajos salarios, por lo general incapaces de pagar
los precios a los que la oferta puede promover las viviendas de nueva construcción».

En este sentido, el 86% de los expertos cree que la demanda «ha estado y está liderada por la reposición y la inversión (gracias a tipos de interés en mínimos históricos, que hacen mucho más atractivas las rentabilidades inmobiliarias que las financieras)», mientras que la
demanda de la población más joven, adquirentes de primera vivienda, se verá afectada por la falta de ahorro y la precariedad del mercado laboral continuará embalsada, dado el aumento del esfuerzo financiero necesario para la compra.

B-Exclusives

Latest news

300x600px fellow