InicioObra NuevaLa vivienda n...

La vivienda nueva en Barcelona supera los 5.800 euros el metro cuadrado, tras subir un 15%

El precio de la vivienda de obra nueva se mantuvo estable durante la segunda mitad de 2019 en Cataluña. No obstante, Barcelona situó su precio medio en 5.864 euros el metro cuadrado, un 15% más.

Residencial obra nueva
Promoción residencial de obra nueva.

La evolución de los precios de obra nueva en Cataluña se ha mantenido estable a lo largo de todo el 2019. No obstante, en la ciudad de Barcelona, la media se situó en 5.864 euros el metro cuadrado en el segundo semestre de 2019, lo que supone un repunte del 15% en tasa interanual y un descenso de 1,7% en tasa intersemestral. Con barrios, Nou Barris registró el mayor incremento en el último semestre, mientras que en Gràcia, Sant Andreu y Sarrià-Sant Gervasi se han producido leves ajustes, según un informe del mercado de obra nueva en Cataluña elaborado por Forcadell.

Al cierre del ejercicio, se observó una evolución positiva del sector, que atravesaba por un momento de equilibrio. Por su parte, el volumen de demanda se mantuvo en 2019 en niveles estables como lleva sucediendo los dos últimos años, “fruto de la buena salud de la cual gozaba el sector inmobiliario en general”, según la consultora.

A pesar de que el precio del suelo siguió manteniéndose en cotas altas, los promotores continuaron impulsando nuevos desarrollos especialmente en los municipios del área metropolitana de Barcelona, aunque de forma más estudiada.

En el segundo semestre de 2019 se apreció un leve aumento del stock de vivienda disponible, provocado por una demanda más moderada y el aumento continuado de los costes de construcción y suelo, lo que hace que los promotores analicen más el mercado y apliquen criterios más estrictos antes de realizar la inversión. Según el informe de Forcadell, el objetivo es evitar la generación de excedentes de vivienda que no logren ser comercializadas, “hecho que terminaría repercutiendo en los precios”.

El ritmo de construcción se ha moderado ligeramente por los constantes cambios en el marco legal vigente. La comercialización de las nuevas promociones sigue condicionada por la obligatoriedad en Barcelona de destinar el 30% de los pisos a la vivienda social.

Perspectivas para el 2020

El sector residencial de obra nueva tanto en Barcelona como en los municipios próximos que albergan nuevas construcciones estaban atravesando un momento de moderación al cierre de 2019. La demanda se mantuvo constante y antes del inicio de la crisis del coronavirus se preveía que mantendría esta tendencia siempre y cuando los precios lograsen el equilibrio con la capacidad de ahorro de las familias.

Dicho informe auguraba un escenario positivo tanto en ritmo de ventas como en evolución de precios y volumen de demanda, antes de la paralización de la actividad económica y productiva del país -y de la construcción de nuevas viviendas-, ahora este pronóstico en la región queda totalmente condicionado a la evolución de la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19. “Es clave para una evolución sana del sector alcanzar una estabilidad en los precios que esté en concordancia con la capacidad de ahorro de las familias“, señala el estudio.

“La obra nueva requiere que se restaure la confianza del consumidor y eso pasa por
recuperar niveles óptimos de ocupación estable que devuelvan a las familias su
capacidad de endeudamiento a la vez que se deberá reactivar la concesión de
hipotecas”, destaca Christian Gracia, director de inversión, suelo y obra nueva de la consultora.

B-Exclusives

Latest news