InicioResidencialCómo y cuándo...

Cómo y cuándo se podrán abrir las piscinas comunitarias este verano

El Gobierno permitirá la reapertura al público de las piscinas recreativas, entre las que se incluyen las propias de comunidades de vecinos, y las playas durante la fase 2 de la desescalada, para lo que ha publicado una normativa que, según los Administradores de Fincas es inviable en muchos aspectos.

Vivienda nueva piscina Amenabar

El Gobierno permitirá la reapertura al público de las piscinas recreativas, entre las que se incluyen las propias de comunidades de vecinos, y las playas durante la fase 2 de la desescalada, para lo que ha publicado una normativa que, según los Administradores de Fincas es inviable en muchos aspectos.

Sobre el papel, los requisitos son claros y atienden en todo momento los protocolos de separación e higiene, pero los administradores de fincas dudan de que haya capacidad económica y competencial para cumplirlos.

Aforo reducido y por turnos

Según publica el BOE de este 16 de mayo, en la fase 2 se podrán abrir al público las piscinas, con la única restricción del aforo, reducido hasta el 30% de la capacidad de la instalación, “siempre que permita respetar la distancia de seguridad de dos metros entre usuarios”. De no ser posible, la capacidad de la instalación se reducirá hasta que permita esta distancia de seguridad.

Para poder acceder a la piscina se requerirá la concertación de cita previa con la entidad gestora de la instalación, en el caso de las piscinas públicas. Para ello, se organizarán horarios por turnos, fuera de los cuales no se podrá permanecer en la instalación”, especifica el Ministerio de Sanidad en el BOE.

Previo a la apertura, se deberá llevar a cabo la limpieza y desinfección de las instalaciones con especial atención a los espacios cerrados como pueden ser vestuarios o baños, y se hacen referencias al protocolo de preparación de piscinas publicado el 14 de mayo. Lo que sí se indica de un modo expreso es que “no se podrá hacer uso de las duchas de los vestuarios ni de las fuentes de agua”.

Medidas lejos de la realidad

Para el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid), “las condiciones impuestas para la apertura de las piscinas recreativas están muy alejadas de la realidad en las comunidades de propietarios”. Sólo en Madrid, hay 12.000 piscinas en comunidades de propietarios y urbanizaciones madrileñas, las que están pendientes de la clarificación del protocolo, pese a que como recuerdan no han dejado de enviar consultas a las administraciones competentes, y entre ellas al Gobierno.

Para facilitar la adopción de acuerdos, el presidente del consejo de colegios, Salvador Díez, ha propuesto que se puedan celebrar juntas virtuales. Así se facilitaría la toma de decisiones sobre qué se puede y no se puede hacer en las comunidades de vecinos, entre ellas, si es viable o no abrir la piscina con todas las garantías sanitarias.

¿Dónde están los problemas?

Si hay que limitar el aforo, muchas de estas piscinas comunitarias no tiene personal para controlar el acceso, y desde CAF tampoco creen que sea competencia de un socorrista.“En la Comunidad de Madrid es obligatorio contratar socorrista en las urbanizaciones que sobrepasen las 30 viviendas, pero su función se limita, por convenio, a la vigilancia del vaso de la piscina, y no al control del aforo”, advierte Isabel Bajo, presidenta de CAFMadrid.

Además, “para bajar a la piscina se establece que se haga con cita previa, por turnos, cuando ni siquiera todavía están aún autorizadas las reuniones de propietarios y las juntas de vecinos”, recuerdan.

No todas las piscinas pequeñas disponen de espacio suficiente para garantizar los dos metros de distancia entre los usuarios, ni dentro de la piscina ni fuera de ella, donde la separación es de 4 metros.

El aforo del vaso, además, vendrá determinado por su superficie, de tal manera que en los momentos de máxima concurrencia de bañistas se disponga, al menos, de 2 metros cuadrados de lámina por cada uno. “En una instalación de 100 metros cuadrados, el aforo sería de 50 bañistas, que a un 30% quedaría reducido a 15 personas”, señalan desde el CAFMadrid.

Limpieza

En cuanto a la limpieza, recuerdan que elementos como escalerillas, duchas, zona de paso, botiquín tendrían que desinfectarse varias veces al día y todas las operaciones realizadas tendrán que ser anotadas y descritas en los registros correspondientes, como operación ante situación excepcional por alerta sanitaria.

Hay, además, que garantizar la higiene extrema de cada uno de los usuarios, por lo que habría que instalar dosificadores de gel hidroalcohólico y desinfectar la zona de vestuarios después de cada uso.

B-Exclusives

Latest news