InicioOficinasComienzan las...

Comienzan las mudanzas de oficinas post-Covid: Sareb deja la Castellana para reducir costes

La sociedad de gestión de activos inmobiliarios utilizará un edificio de oficinas propio situado en la calle Costa Brava como sede a partir de final de año mientras consolida su apuesta por el teletrabajo.

AZCA MADRID
Vista del distrito financiero de Azca, junto al paseo de la Castellana de Madrid

El mercado de oficinas de Madrid se prepara para las primeras mudanzas post-Covid. Tras revolucionar el sistema de trabajo en todo el mundo, la pandemia del Covid ha puesto en el punto de mira de muchas compañías sus políticas inmobiliarias, obligando a implantar de forma acelerada sistemas de teletrabajo aceleradas y revisando el ratio por empleado de sus oficinas para evitar contagios.

Estos cambios, unidos a una profunda crisis económica, ha supuesto un enorme impacto en los principales mercados de oficinas de España donde se espera que la contratación de espacio de oficinas caiga un 50% en este ejercicio con respecto al anterior, según la consultora CBRE.

«El 25% de las empresas que buscan oficinas antes del Covid ha cambiado de planes tras la pandemia. De ellos, el 15% lo han cancelado y un 44% lo ha pospuesto», señalan desde la consultora.

Entre las que mantienen sus planes figura Sareb. La sociedad gestora de los activos inmobiliarios procedentes de la banca rescatada prepara para el próximo trimestre un cambio de sede corporativa, según ha podido saber Brainsre.news.

Desde su puesta en marcha, en 2012, la compañía ha tenido como oficina central un edificio situado en pleno corazón financiero de Madrid, concretamente en el número 89 del paseo de la Castellana, junto a la zona de Azca, considerada la Milla de Oro de las oficinas. Allí la compañía pagaba unas rentas relativamente bajas para la zona primero a su primigenio propietario, Ahorro Corporación, y después a Corporación Financiera Alba, que adquirió el edificio en 2015 por 147 millones de euros.

El contrato de arrendamiento que vincula a Sareb con el inmueble vence a finales de 2020 y su renovación a rentas actuales de la zona -que superan los 30 euros por metro cuadrado al mes- dista mucho de la política de ahorro de costes que persigue la compañía, por lo que han decidido decantarse por una opción más asequible.

En concreto, Sareb se mudará antes de final de año a un edificio ubicado en el número 12 de la calle Costa Brava de Madrid, en el barrio de Mirasierra, al noroeste de la ciudad, según han confirmado a este periódico desde la entidad.

edificio oficinas costa brava sareb
Futura sede de Sareb.

Este inmueble, con unos 6.000 metros cuadrados de superficie, es de su propiedad y fue el primer edificio de oficinas que Sareb rehabilitó para su puesta en el mercado, ya sea tanto en alquiler como en compra. En concreto, la compañía liderada por Jaime Echegoyen invirtió en 2017 cuatro millones de euros en actualizar este inmueble de cuatro plantas en altura (de la que tres son para oficinas) y otras dos para garaje (cuenta con más de un centenar de plazas). Para ello, contrató a BOD. Sin embargo, transcurridos varios años desde las obras, y sin encontrar comprador o inquilino, ha decidido destinarlo al menos en parte a uso propio.

Este traslado supondrá pasar de tener oficinas en una zona con alquileres mensuales por encima de los 30 euros el metro cuadrado a los 16,5 euros que se comercializaba el inmueble. Además, la llegada de un inquilino podría permitir a Sareb mejorar el atractivo del edificio para posibles compradores ya que, a pesar de la mudanza, no se descarta su venta.

El edificio ya está siendo acomodado para acoger a los 380 empleados que dispone Sareb que, sin embargo, no trabajarán al unísono en dichas instalaciones ya que el objetivo de la compañía es mantener la fórmula del teletrabajo, implantada desde el inicio del estado de alarma en marzo, al menos dos días a la semana.

Sareb cerró el pasado ejercicio con pérdidas de 947 millones de euros, por encima de las estimaciones iniciales. El motivo de este aumento de los números rojos tiene su origen en una partida de gastos por valor de 83 millones que Sareb se ha anotado «correspondientes a activos fiscales diferidos que no se materializarán en el futuro». Actualmente, la sociedad está inmersa en una redefinición de su estrategia de negocio, que le lleve a primar el negocio inmobiliario. Por ello, Javier García del Río, director general de Sareb, ha asegurado que la firma prefiere esperar y dejar ventas para 2021 antes que liquidar a cualquier precio y deteriorar el valor de los activos.

B-Exclusives

Latest news

300x600px fellow