InicioResidencialClaves del fe...

Claves del fenómeno ‘dark kitchen’ en Madrid y Barcelona

El boom de la comida a domicilio ha supuesto la reconversión de muchos locales y plantas bajas de edificios residenciales en Madrid y Barcelona en 'cocinas fantasma'. Un aumento desmedido que ha llevado a los Ayuntamientos de Madrid y Barcelona a paralizar la concesión de licencias.

dark kitchen comunidades propietarios

El Covid genera cambios hasta en las actividades más insospechadas. Este es el caso del fenómeno de las dark kitchen, cocinas que se habilitan (o no) para la actividad de comida a domicilio, y que ha supuesto la reconversión de muchos locales de alquiler de plantas bajas de edificios residenciales.

La proliferación de las ‘cocinas fantasma’ en zonas residenciales de Madrid y Barcelona ha abierto un nuevo frente de preocupación en las comunidades de propietarios. De momento, los ayuntamientos de las grandes urbes donde prolifera este fenómeno parece decantarse por suspender el otorgamiento de nuevas licencias.

Éste es el caso de Madrid. Esta semana, el alcalde, José Luis Martínez Almeida, ha anunciado que suspenderá las licencias, que funcionan desde hace cuatro años, tras las quejas en varias comunidades de propietarios

Desde el sector, el primero en dar la voz de alarma ha sido el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid, tras las consultas y quejas recibidas por parte de propietarios y administradores de fincas.

Crecimiento imparable

Según fuentes del sector, la instalación de una nave de ‘dark kitchen’ en los barrios de Prosperidad y Tetúan son la punta del iceberg en Madrid. Se trata de un fenómeno que no ha dejado de crecer, puesto que los propios restaurantes, incluidos los de alta cocina, han puesto en marcha servicios a domicilio.

El mercado de comida a domicilio online impulsado por plataformas como Deliveroo, Uber Eats, Glovo o Just Eat, creció un 26% en España en 2019 y se estima que alcance los 900 millones de euros con un crecimiento del mercado del 50%.

“Si no existe una limitación según el tipo de actividad que se puede realizar en el local y cuenta con la preceptiva licencia de actividad. Solo si se producen molestias a la finca como ruidos u olores, se puede ejercitar la acción de cesación regulada en la Ley de Propiedad Horizontal”, precisa a brainsre.news Isabel Bajo, presidenta de CAFMadrid.

Licencia de actividad y chimeneas

La clave está en las chimeneas de extracción de humos y la licencia de actividad necesaria para ello. “Las dark kitchens no se pueden instalar en una vivienda normal porque tienen la consideración de cocinas industriales, con unas potencias y características que no se asemejan a las cocinas de una casa”, advierte Isabel Bajo.

En este sentido, la adecuación de un local para este uso requiere la ejecución de obras para adaptarlo a normativa vigente para esta actividad.

Y además, “la licencia no sería de restaurante, dado que no es un servicio al público con zona de comida, sino que todo el local se consideraría cocina por estar destinado al tratamiento y elaboración de alimentos, en este caso de grandes dimensiones”, explica Enrique Fernández, asesor de Arquitectura del CAFMadrid.

En Madrid capital, la vigente normativa exige que la chimenea que tenga salida directa al exterior debe coronar el edificio en, al menos, un metro. Ello implica que un tubo discurra a lo largo de toda la fachada del edificio, aunque sea interior.

“Supone el establecimiento de una nueva servidumbre y una modificación del título constitutivo, por lo que será necesario un acuerdo unánime de todos los propietarios, según la Ley de Propiedad Horizontal”, argumenta la presidenta de CAFMadrid.

En Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona, al igual que el de Madrid, ha puesto freno a la emisión descontrolada de estas licencias. Jaume Collboni, primer teniente de alcalde, y Janet Sanz, segunda teniente, lo anunciaron de urgencia después de la apertura de una gran cocina en Travessera de Gracià. El Consistorio cortará el riego de licencias durante un año para estudiar la situación y elaborar una legislación.

Precisamente, la cocina de Travessera de Gracià ha realizado una remodelación de sus instalaciones para ejercer como tal. Con un presupuesto cercano a un millón de euros, reformaron la salida de humos, insonorizaron el local e incorporaron una sala de descanso en la que los riders puedan esperar sus pedidos. Esta dark kitchen, de la empresa Not So Dark, distribuye platos de seis marcas, cocinando más de 2.000 platos diarios.

El interés de este tipo de cocinas se ha visto disparado desde el confinamiento y el auge del deliveroo. Dos nuevos proyectos en construcción en Les Corts y en Sant Martí han puesto a los vecinos en contra que han reclamado la intervención de la Federació d’Associacions Veïnals de Barcelona.

B-Exclusives

Latest news