BBVA ultima la venta de 500 millones en préstamos e inmuebles a KKR y Fortress

Se trata del Proyecto Dakar, con el que el banco presidido por Carlos Torres pretende desprenderse de créditos e inmuebles valorados en 500 millones de euros.

BBVA ultima la venta de los activos tóxicos de Unnim a los fondos KKR y Fortress. Ambas frimas han entrado en la fase final del Proyecto Dakar, con el que la entidad bancaria pretende desprenderse créditos e inmuebles valorados en 500 millones de euros, según informa El Confidencial.

En las próximas semanas, BBVA y su asesor, Alantra, elegirán al ganador de la subasta. El banco compró Unnim en marzo de 2012, en una subasta que dirigió el Fondo de Reestructuración (FROB) tras el rescate de las antiguas cajas catalanas: Manlleu, Sabadell y Terrassa.

En este contexto, BBVA se impuso en el proceso a Ibercaja y Popular. Unnim tenía 30.000 millones de euros en activos.

El encargado de pagar la subasta fue el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que asumió pérdidas por valor de 953,3 millones en la venta a BBVA -por un euro- y firmó un esquema de protección de activos (EPA) para una cartera de activos de 7.400 millones. Todas las pérdidas de esta cartera serían asumidas en un 80% por el FGD y en un 20% por BBVA, con vencimiento en octubre de 2021.

Esta fecha es la que ha hecho que la entidad bancaria quiera deshacerse ya de la cartera. El Fondo de Garantía ha pagado durante estos últimos nueve años 1.279 millones al banco, y a finales de 2019 calculaba que la factura podría ascender a casi 2.000 millones, adicionales a los 953 millones de la subasta de 2012.

Sabadell negocia con Lone Star

Por su parte, Banco Sabadell está negociando la venta de una cartera de hipotecas morosas de unos 500 millones de euros con Lone Star.

El grupo ha decidido retomar el intento de venta del Proyecto Higgs, que sacó al mercado antes de verano con un perímetro inicial de unos 900 millones de euros, según confirman fuentes cercanas al banco a El Confidencial.

Sin embargo, los fondos no mostraron interés por esta cartera, así que la entidad presidida por Josep Oliu dejó de lado el proceso. No obstante, después de verano, el fondo Lone Star se interesó por negociar la transacción, con un perímetro de unos 500 millones. La operación está en la fase final de las negociaciones.

d="90374"]