InicioSocimisÁrima reduce ...

Árima reduce su beneficio un 15% en 2020 aunque logra aumentar sus ingresos

La Socimi especializada en terciario, no registró impagos, aumentó sus ingresos por rentas y revalorizó sus activos; y no descarta nuevas compras.

Edificio Botánico.

La Socimi Árima ha reducido beneficios en 2020 un 14,9%, hasta 13,091 millones de euros frente a los 15,389 millones del año anterior, un ejercicio en el que, a pesar del duro impacto en activos como las oficinas o los centros comerciales, la Socimi especializada en terciario registra números negros.

No sólo eso. Ha logrado esquivar los efectos del coronavirus y cerrar el ejercicio con una cartera de activos valorada en 276 millones de euros, lo que supone un 24% de incremento respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, según la valoración realizada por CBRE. Además no registró impagos, aumentó sus ingresos por rentas de alquiler y revalorizó sus activos en un año marcado por la pandemia.

“Este año hemos logrado unos sólidos resultados en condiciones muy difíciles. A pesar de la prolongada incertidumbre a corto plazo, creemos firmemente
en el potencial a largo plazo de nuestra estrategia y nuestra cartera defensiva. Esperamos seguir cerrando operaciones en un futuro próximo“, señala en la presentación de resultados Luis López de Herrera-Oria, consejero delegado.

Reposicionamiento

Sus ingresos brutos por rentas han ascendido a 5,1 millones de euros, un 8,4% más respecto al ejercicio anterior, mientras que los ingresos netos por este concepto experimentaron un incremento del 8,6%, hasta 4,7 millones de euros.

Estos ingresos se han obtenido con una parte importante de la cartera en reposicionamiento, cuyas obras suponen más de 45.000 metros cuadrados de superficie bruta alquilable y 700 plazas de aparcamiento. “Las obras avanzan a buen ritmo de acuerdo con el plan de negocio previsto, a pesar de las semanas de parón de toda actividad no esencial en la primavera del 2020”, aseguran en la compañía fundada por Luis López de Herrera-Oria.

La deuda bruta del grupo crece un 43% hasta los 104 millones, aumentando su Loan to Value por encima del 37%, mientras que el Ebitda entra en terreno negativo, con pérdidas de 946.000 euros. La deuda neta a cierre de año fue de 25 millones de euros, un 69% inferior a los 81,3 millones de euros de 2019.

La compañía, centrada en el mercado madrileño, cuenta con cuatro activos operativos, tres de ellos de oficinas y uno de logística, y cuatro más en rehabilitación, todos ellos oficinas.

B-Exclusives

Latest news